“Viajar” sin viajar II: Pasajes en formato MP3

Hay que admitirlo, el ser humano es un bicho raro. Su propia naturaleza animal lo ha llevado a la evolución y la consecuente distinción con los otros animales en infinidades de aspectos, entre ellos, el arte. Reflejar de algún modo las emociones, las costumbres y creencias nos ha caracterizado desde los principios del hombre, y eso nos hace, a la vez, imperfectos, diferentes. Así, el arte de las musas, se abrió paso por sobre el resto y hoy la entendemos como primordial en la vida cotidiana.

Muro John Lennon - Praga

Muro John Lennon – Praga

Así como los libros, los olores y la gastronomía, la música también nos transporta y nos acompaña en nuestros viajes.¿Quién no se imaginó, alguna vez, viajando en ‘El último tren a Londres‘, caminando por Abbey Road al ritmo de ‘Twist & Shouts“, navegando el Sena envuelto en la voz de Edith Piaf, o arriba de una góndola en Venecia escuchando La Donna E Mobile? Hasta podemos vincularla con momentos, vivencias y personas.  Ese es el poder de la música. Con el simple hecho de cerrar los ojos, tenemos la posibilidad de viajar a cualquier parte del mundo, en el momento que queramos y sin movernos de casa.

Muro John Lennon - Praga

Muro John Lennon – Praga

Hay otros destinos en los que la música es el motivo de nuestra visita. Jamaica, por ejemplo, donde Bob Marley se transforma como ícono nacional y atracción turística. El movimiento Rastafari, que comenzó en Kingston por los años 30, se convirtió en un fenómeno mundial gracias a Marley y sus Wailers, generando que el reggae sea hoy un pasaje directo a esa isla paradisiaca.

Finalmente, existen cantantes que se asocian con un lugar, aún cuando no son oriundos de allí. Es el caso de Farrokh Bomi Bulsara para la familia, o Freddie Mercury para el resto del mundo, quien nació en Zanzíbar, una región semi autónoma de Tanzania. Vivió hasta los 18 años con su abuela y su tía en la India, para, finalmente, mudarse y radicarse en Inglaterra. Seguramente, esta amalgama de culturas, lugares y experiencias de vida, hicieron de Freddie el artista inigualable que el mundo reconoce bajo el manto de la bandera británica.

Estatua de Freddie Mercury en Montreaux, Suiza

Estatua de Freddie Mercury en Montreaux, Suiza

La casa de Freddie en Londres, Inglaterra

La casa de Freddie en Londres, Inglaterra

Placa de su estatua en Montreaux

Placa de su estatua en Montreaux

La música es un arte sin igual. Nos alegra, nos relaja, nos pone eufóricos, nos acompaña, nos hace recordar.  Es pura sensación. ¿y saben que es lo mejor de todo? Que ni siquiera hay que subirse a un avión. Viajando en colectivo, caminando por la calle  o acostados en una plaza; hoy, conectados a los auriculares, generamos la banda de sonido de nuestras vidas donde queramos.

Muro de John Lennon en Praga, República Checa

Muro de John Lennon en Praga, República Checa

Para ir al post anterior de “viajar” sin viajar, hacer click en el siguiente enlace: “Viajar” sin viajar”

Comments

  1. Buena nota! Yo que soy amante empedernida de Francia y todos sus rincones, creo que además de Edith Piaff, hay un compositor excepcional que se llama Yann Tiersen (participó de la banda sonora de la película Amélie), que me pone los pelos de punta, me eriza la piel y me transporta a la vida francesa.

    Tres temas que recomiendo de él: “Comptine d’un autre été” y “Le matin”, y “La Valse D’Amelie”.

Deja tu comentario