Viajar por Nueva Zelanda: Kiwi Exp. – Día 7, 8, 9 y 10: Wanaka & Queenstown

Aún con nuestra ropa húmeda del día anterior, salimos de Franz Josef en dirección sur. La ruta volvía a adentrarse en el continente y el paisaje mutaba nuevamente de densos bosques a extensas llanuras, lagos y montañas. A nuestras espaldas quedaba la costa oeste de Nueva Zelanda.

A medida que nos acercábamos a Wanaka, Alex, nuestro compañero coreano dentro del bus iba perdiendo de a poco sus estribos. Sus “woooooows” se multiplicaban en cada curva, foto a la montaña, foto al lago, selfie con el paisaje, nada de lo que veía parecía pertenecer al planeta de donde él era originario. Aquello despertó cierta curiosidad en mi. ¿Acaso no existen estos paisajes en Corea? ¿Cuánto tiempo debe pasar una familia tipo coreana viendo fotos de su hijo en el extranjero? ¿Habrá algún ritual donde ningún miembro se puede levantar antes de la foto numero 1000? Será cuestión de ir hasta su país y averiguarlo. Luego pensé “Que lindo debe ser seguir emocionándose de esa manera”, ojalá nunca llegue el punto en que la vida deje de sorprenderme.

8

Para muchos Wanaka es la hermana menor de Queenstown, aunque esta comparación puede ser aplicada solamente a su tamaño. Con una población estable de poco más de 7000 personas, es el lugar de retiro perfecto para personas mayores en busca de tranquilidad y armonía. Será por eso que antes de irnos las palabras de mi madre fueron “Este es mi lugar en el mundo”. ¿A quién no le gustaría descansar aquí?

Wanaka

Wanaka

Wanaka

Wanaka

A pocos más de 100 kilómetros al sur se encuentra su hermana, Queenstown. Aventurera y traviesa, es por excelencia la capital de los deportes extremos en Nueva Zelanda. Fue aquí, sobre el puente del rio Kawarau, donde nació de forma comercial el Bungee Jumping. Pocos sabrán que estos saltos fueron originalmente rituales realizados por los hombres de la isla de Vanuatu. Atados de los tobillos solamente por lianas, se lanzaban desde plataformas de hasta 30 metros de altura. Cuanto más alto era el salto, más abundante sería la cosecha de aquel año. Para los menores de edad este ritual era el paso obligatorio para convertirse en adultos.

Bungy Jumping

Bungy Jumping

Pero las opciones no se limitan solamente al Bungee. El abanico de deportes extremos es realmente extenso. Sky Diving, Canyon Swings, Jet Boating, Rafting son solo algunas de las alternativas para los amantes de lo extremo.

Al parecer esa misma adrenalina fluye por sus calles durante la noche, en donde encontraremos siempre un lugar donde ahogar nuestras penas los 7 días de la semana. Les quiero contar una historia que ejemplificará a la perfección hasta que niveles puede llegar la intensidad nocturna. Segunda noche en Queenstown decido salir a tomar algo junto a mis compañeros del KiwiBus. En medio del baile un grupo de personas aparece con una largas colchonetas, nos separan y empiezan a armar lo que luego conocería como “Beer Bungy”. En una punta, una banqueta con un vaso repleto de deliciosa cerveza, de la otra, una pareja. El hombre, atado a una cuerda de bungee y con un casco de seguridad, deberá vencer la tensión de la soga para llegar hasta el vaso, agarrarlo y retornárselo a su pareja. ¿Las reglas? Por cada gota que se desparrame en el piso se suma un segundo, y por cada prenda que se quite la pareja, se le resta. Primera pareja, todo normal. Segunda pareja, la ropa empieza a desaparecer. El muchacho queda en calzones y la muchacha en corpiño y bombacha. Cuarta pareja. Ambos dos como Dios los trajo al mundo. Si, han leído bien, totalmente en pelotas, en un bar repleto de gente, él corriendo con el casquito en la cabeza, y ella, imitando al Chileno Salas en su festejo de gol, tomando el vaso de birra. Cuando creía haberlo visto todo, Queenstown me abofetea la cara.

Pero no todo es deporte extremo y fiesta en Queenstown. Si no me creen, vean por ustedes mismos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al día siguiente, y aún con un poco de resaca, me levanté para visitar junto a mi madre, a la 8va maravilla del mundo, apodo con el cual los kiwis definen al Milford Sound. A 300 kilómetros de Queenstown, pasando por Te Anau, se encuentra el Fiorland National Park, el lugar más húmedo de todo Nueva Zelanda. De los 14 fiordos existentes, Milford es el más conocido y visitado por los turistas. Repleto de empinadas montañas que logran esconderse tras las nubes, imponentes cascadas y una frondosa vegetación, la tierra de los fiordos nos regala paisajes que nos dejarán con la boca abierta.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Después de 12 horas entre ida y vuelta regresamos extenuados al hostel. Era hora de volver a girar con rumbo norte, más adelante nos esperaban el Lago Tekapo y mi hogar por más de 5 meses en Nueva Zelanda, Christchurch.

Abramos las alas y empecemos a volar

Abramos las alas y empecemos a volar

Comments

  1. Hola se puede trabaajr de jugar al futbol profesional en Nueva Zelanda ?

    1. Author

      Hola Fabian,

      Te cuento que aquí el fútbol sigue en una etapa semi amateur, por ello es más difícil poder vivir de ello. Las posibilidades son pocas y la paga no es muy buena, pero si realmente es tu sueño yo le daría una oportunidad a ver que pasa.

      Suerte

      Favio

  2. hola! Excelente todo el blog, te pasas maaan!
    viste personas haciendo busquing? tocando música en la calle? quisiera ir ademas de todo a tocar en la calle y ver que pasa, que decis?

    1. Author

      Hola Joel,

      He visto mucha gente tocando música en la entrada de los supermercados, o en las ferias, pero en especial en las fechas donde hace un poco más de calor (Noviembre a Febrero). En los meses de invierno hace realmente mucho frío para hacerlo. Yo te lo super recomendaría.

      Abrazo viajero

      Favio

Deja tu comentario: