Venecia, “La Serenissima del amor”

Todo destino cuya fisionomía incluya canales, como los hay en Ámsterdam o Brujas, son conocidas comúnmente con el pseudónimo de “La Venecia del …..”, encontrando comparaciones en los 4 puntos cardinales. Sin embargo, este post estará dedicado a la única y auténtica, una ciudad que supo ser de las más importantes de Europa siglos atrás, Venecia.

Aquel que la haya visitado, sabrá de las distancias que guardan dichas comparaciones. “La Serenissima” es una ciudad sin igual, una parada obligada a la cual se puede arribar tanto por tierra, mar y aire.

Panorámica de Venecia desde el Campanario de la Basílica

Panorámica de Venecia desde el Campanario de la Basílica

Integrada por un centenar de islas y más de 450 puentes, su centro histórico y turístico se ubica en las islas más grande de la laguna veneciana, unido a tierra firme (Mestre) a través del Puente de la Libertad. Una ciudad que supo ser dueña del comercio de toda Europa, dominando con sus barcos todo el Mediterráneo. Sus rutas comerciales extendiéndose a través del mundo antiguo como era conocido, y los mercaderes venecianos, algunas de las personas más adineradas, algunos incluso más que la nobleza de aquella época.

Pinceladas de aquellos tiempos dorados, vagos destellos de antaño es todo lo que nos queda para disfrutar. Su magia, maltratada y desgastada con los años, se observan crudamente al caminar sus calles. Aún así, sus paisajes,  tradiciones y la excentricidad de recorrer sus canales, la convierten en uno de los destinos favoritos de Italia.

Uno de los tantos canales venecianos

Uno de los tantos canales venecianos

Gondolieri, el trabajo más redituable del mundo.
Gondolieri Veneciano

Gondolieri Veneciano

Venecia es sinónimo de canales, y esos canales son sinónimo de Góndolas. Se pasean a diestra y siniestra por donde uno camine, murmurando al oído de cada visitante, a sabiendas de que son la atracción principal. Sin embargo, viajar en góndola es “una vidriera con los más exóticos y deliciosos chocolates, jugando con la desesperación de un niño que los observa del otro lado”.  El Gondolieri, amo y señor dentro de la barcaza puede llegar a cobrar en temporada alta hasta 100 euros por un viaje de 30 minutos (El precio desciende en invierno, pero no baja de los 40 o 50 euros). Por lo tanto ¿qué opciones nos quedan a nosotros, los viajeros, cuyo presupuesto diario es de 30 euros por día? A mi manera de ver las cosas, tenemos dos. Una de ellas es intentar juntar a varias personas para compartir el viaje (pueden llegar a entrar hasta 6 personas dentro de una góndola). Seguramente el viaje será menos romántico y especial, pero el bolsillo se los agradecerá más tarde. La segunda opción, hacer caso omiso a ese deseo interior e invertir el dinero es una causa más justa.

Una tercera opción aparece, a un costo más razonable, si se quiere recorrer la laguna veneciana. Los buses acuáticos, Vaporettos, nos transportan por el Gran Canal hacia las principales islas de la ciudad. Burano, famosa por sus coloridas casas al mejor estilo La Boca, al sur de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Murano, renombrada por sus trabajos en vidrio. Ambas merecedoras de una visita, acompañan a El Lido, desconocido al momento de llegar a destino por este viajero, en donde se encuentran las playas venecianas, una opción interesante durante el verano.

Playa del Lido

Playa del Lido

Nos vamos de Carnaval
Máscaras del Carnaval

Máscaras del Carnaval

Sin duda alguna, la fiesta más popular de Venecia es el carnaval. Oficialmente se declaró como festividad suprema durante el siglo XIII. Sin embargo, fue en el siglo XVIII cuando el carnaval veneciano alcanzó su máximo esplendor. A él acudían viajeros y aristócratas de toda Europa, en busca de diversión y placer. Con la decadencia de Venecia como poder mercante y militar, el carnaval palideció hasta casi desaparecer. Se recuperó algo de su festividad hacia finales del siglo XX, cuando la ciudad se ve abrumada por la invasión de miles de turistas, aunque las grandes épocas de diversión desenfrenada quedaron atrás.

Durante los 10 días que dura, la gente se disfraza y sale a la calle a pasear y a hacerse fotos, ya sea en fiestas privadas, desfiles organizados e improvisados. Mayoritariamente, los disfraces son elaborados trajes coloridos de época del siglo XVII veneciano, imitando los modelos de pinturas antiguas y cubriendo el rostro con máscaras muy decoradas, que se han convertido en uno de los símbolos de la ciudad.

La época del carnaval varia año a año, debido a que está vinculada a la Cuaresma. En los próximos 3 años se festejaran en:

Fechas Carnaval 2018: del 3 al 13 de febrero

Fechas Carnaval 2019: del 23 de febrero al 5 de marzo

Fechas de Carnaval 2020: del 15 al 25 de febrero

Siempre el día más fuerte de dichas festividades es el primer Martes.

Máscaras del Carnaval de Venecia

Máscaras del Carnaval de Venecia

Un dolor de cabeza para el bolsillo

Venecia es una ciudad cara, y con esto no creo estar descubriendo nada nuevo. Los viajes en góndola, la entrada a sus principales atracciones, el alojamiento y hasta la utilización de baños públicos harán que nuestro magro presupuesto se vea superado fácilmente a medida que decidamos seguir recorriéndola, más aún en época de Carnaval.

Una cama en un hostel es la isla principal nos saldrá no menos de 35 euros la noche, lo mismo que nos puede costar un día entero (alojamiento, comidas y atracciones) en cualquier ciudad de Europa del Este. Una opción más que valida es conseguir alojamiento en tierra firme. Sustancialmente más barato, tendremos que viajar diariamente en bus (entre 2 o 3 euros) para llegar a la terminal ubicada en el centro histórico y de allí empezar nuestra recorrida.

Un consejo para ahorrar en las comidas sería comprar meriendas para llevar y alimentarse durante el día. Evitar a toda costa cualquier restaurante o bar ubicado en la Piazza San Marco, la principal de la ciudad, a no ser que se quiera dejar el presupuesto de 2 o 3 días en una cena. Recuerdo un desayuno para 2 personas me costó la “módica” suma de 17 euros (dos cafés y 4 facturas o croissants), cuando lo mismo en Barcelona me costo 4 euros. Al supermercado se ha dicho.

Plaza San Marcos y el Puente de Rialto

“El salón más bello de Europa”, así la describió Napoleón. El Palacio Ducalle, La Basílica de San Marcos y su Campanario están emplazados en sus cercanías.

Es el punto más bajo de todo Venecia, por lo muchos de los que la visitan la verán con pequeñas lagunas o totalmente bajo agua, por las crecidas del Mar Adriático.

Plaza San Marcos

Plaza San Marcos

En mi recorrida tuve un pequeño percance al intentar entrar a la Basílica, ya que mi novia no tenia la vestimenta adecuada para ingresar al templo (las mujeres deben entrar con los hombros y las piernas cubiertas). Al llegar a la puerta, si no se dispone del atuendo adecuado, te brindan una especie de pañuelo para cubrirse. Sin embargo, y como es costumbre en Italia, se trata de lucrar con absolutamente todo, por lo que cada pañuelo tiene un costo de 1 euro y como es de esperarse se debe devolver a la salida. Un poco ofuscado después de un día largo, me rehusé a pagar dicha suma y intercambiamos algunas palabras “amistosas” con el personal de la entrada. La entrada estaba totalmente inundada, y una pasarela era nuestra única salida. Intenté, infructuosamente, pedir permiso para salir, y con la calentura e impotencia del momento, decidí saltar con violencia en la laguna, salpicando de agua a todo aquel que esperaba su momento de entrar, ganándome obviamente, insultos en cuanto idioma se imaginan. Aún así, la aprobación de mi novia ante aquella acción, fue suficiente para sacarme una sonrisa.

Haciendo la cola antes del incidente. Se puede observar la laguna en la cual salte

Haciendo la cola antes del incidente. Se puede observar la laguna en la cual salte

Al no poder entrar a la Basílica, me desquite con su campanario al que aconsejo subir, pagando previamente unos 8 a 10 euros, ya que tendrán una imponente vista de toda la ciudad, al igual que las islas más cercanas de la laguna.

Campanario de la Basílica de San Marcos - Venecia

Campanario de la Basílica de San Marcos – Venecia

De los 455 puentes que conectan toda Venecia, el de Rialto, es sin dudas el más famoso. Durante muchos años fue el único que cruzaba el Gran Canal. Construido por Antonio da Ponte a finales del siglo XVI, es uno de los lugares más visitados de la ciudad por sus vistas sobre el canal, y las tiendas que lo flanquean a ambos lados, en su mayoría joyerías y comercios con artículos para el Carnaval.

Puente Rialto - Venecia

Puente Rialto – Venecia

Marche una brújula: Perderse en Venecia

Ubicarse en Venecia es más difícil que intentar encontrar a Wally. La numeración de las calles es por barrios o sestiere, y en lugar de estar numeradas calle a calle, cada barrio tiene asignada una serie numérica. La abundancia y trazado sinuoso de calles, canales, callejones, callejuelas y patios hace difícil la orientación de cualquier visitante. Para evitarlo, en muchos sitios se encuentran carteles que indican la dirección hacia los lugares de referencia más importantes: San Marcos, Piazzale Roma (donde está la estación de autobuses, a la entrada de la ciudad), Rialto, Academia, etc. Aún así, les dejo un consejo, piérdanse en Venecia. De esta manera irán descubriendo aquellos “tesoros” que nos ocultan sus calles principales.

Comments

  1. Muy linda nota, Favio! Venecia generó tanta confusión en mi! La visité primero en 2008 sola. Y a decir verdad, no me convenció del todo. Quizás fue porque el día estaba demasiado gris (y eso que me gustan los días grises), era invierno, o quizás porque iba sola… o puede que mi ánimo del momento haya influido. Lo cierto es que 4 años más tarde, en Agosto del año pasado, volví con mi novio. Y la disfruté de otra manera. El día era distinto (ya en verano), mucho calor, muchas palomas y niños para fotografiar en la plaza San Marcos, y además era el cumpleaños de mi novio, y me las había ingeniado en comprarle unas velitas sin que lo supiera. Nos sentamos al lado de uno de los tantos canales, en un restaurante muy lindo y acogedor, y la verdad pasamos un momento hermoso.

    De Venecia, las cosas que más me gustaron:

    – Hermosos paisajes que se forman sobre todo al atardecer, donde el cielo se va poniendo más naranja y se refleja en las aguas.
    – Lleno de máscaras de todo tipo, una más hermosa que la otra.
    – Lleno de romanticismo.
    – Los helados (riquísimos, en realidad los de toda Italia!)
    – La visita a la casa donde realizan objetos de cristal veneciano (murano), es gratuita (aunque son caros los objetos) pero está muy bueno poder ver cómo realizan esas obras de arte.

    Lo que no me gustó:
    – Sus precios, como bien decís.
    – Lo mucho que demoraron en preocuparse realmente por la “ciudad”, está muy avejentada en algunas calles, la Iglesia siempre se inunda, por lo que el terreno es irregular. Y Venecia corre mucho peligro de hundirse, aunque por lo que se ya se están llevando a cabo obras millonarias para evitarlo.
    – Dependiendo la época del año el agua no huele bien (en Venecia no hay cloacas)

    Algo que recomiendo: alojarse en Mestre. Se encuentra a 15 minutos en autobus de Venecia, y tiene alojamiento mucho más económico.

    Me hubiese gustado subir a la torre como vos Favio, tendré que volver para poder apreciar Venecia desde ahí. 😉

    Saludos.

    1. Author

      Excelente los pros y cons de Venecia. Yo cuando fui por suerte el agua no olía feo, pero hacia mucha humedad y el calor del verano fue insoportable por momentos. Más allá de eso coincido plenamente con lo que decís.

  2. Muy bueno el articulo. Me llevó de nuevo allá!

    También me habían recomendado alojarme en Mestre pero, unas personas que conocí en el viaje me pasaron el dato de Casa Rosetta. Este es un departamento, a 3 cuadras del puente Rialto, donde sus dueños (chinos) te alquilan una cama. Creo que me costó menos de EUR30. Personalmente, recomiendo alojarse DENTRO de Venecia. Cuando se va la gente y vos te quedás haciendo huevo en un muellecito, sin nadie, es im pa ga ble.

    1. Author

      Muy buena recomendacion!!! Si alguna vez visito nuevamente Venecia, intentaré buscar alojamiento dentro de la isla. =)

    2. Buenísimo, lo voy a tener en cuenta también! La verdad es genial poder disfrutar de los lugares cuando se va toda la masa de turistas que circulan a diario. Se puede apreciar todo mucho mejor!

Deja tu comentario