La “suerte” de los valientes: viajar como estilo de vida

Hace unas semanas volví a casa después de estar viviendo durante casi un año en Australia, y cada vez que vuelvo las mismas preguntas se repiten una y otra vez. ¿Volvés para quedarte? ¿Hasta cuando pensas seguir con esta vida? Y la misma respuesta sale de mi boca “Realmente no lo sé, seguiré hasta que pierda las ganas“.

Existe una gran diferencia entre viajar y convertir el acto de hacerlo en un estilo de vida. Uno viaja para escaparle a la rutina del día a día, al trabajo, al circulo en el que estamos acostumbrados a movernos sabiendo que “esa vida” estará esperándonos, paciente, para cuando ese receso se termine. Se vive intensamente porque sabemos que ese período es finito, y tendremos que esperar un largo tiempo para volver a hacerlo. Uno trata de ver y hacer la mayor cantidad de cosas en el menor tiempo posible y es así como muchos, y me incluyo, hemos vuelto aún más cansado de las vacaciones de cuando nos fuimos.

Pero cuando viajar se convierte en un estilo de vida todo eso cambia. Salimos del círculo, de nuestra zona de confort, sin pensar en qué nos estará esperando al regresar, nos volvemos descuidados con nuestro futuro y por eso creo yo disfrutamos aún más el presente. Enfocamos nuestras prioridades en alimentar esta vida, dejando de lado muchos privilegios que la gran mayoría considera esencial.  Improvisamos a medida que surgen las cosas, convivimos con esa incertidumbre del qué pasará mañana y nos encanta tener eso que se parece mucho a la libertad. Coleccionamos momentos, que por más ínfimos que puedan ser, llenan el alma de alegría. Y entendemos que son las personas que se cruzan en nuestro viaje las que determinará nuestros recuerdos de cada lugar.

Momentos que quedarán por siempre

Momentos que quedarán por siempre

“Yo también quiero vivir así”


El otro día hablando con una amiga de mi año afuera me dice en un momento: “Vos si que tenés suerte, viajando por el mundo, quién pudiera?” Y me le quedo mirando y le digo “Cualquiera puede“. Hay personas que realmente creen que guardo, vaya a saber donde, un secreto para vivir de la manera que lo hago. Si supieran lo equivocadas que están.

Semana a semana me llegan mails de personas que me dicen “¿Cómo hago para vivir así como vos, viajando?” A lo que le sigue el principal enemigo de nuestros sueños: “Las excusas“. “No tengo suficiente dinero“, “No sé hablar ni una palabra de inglés“, “Tengo un buen trabajo acá, y la situación del país no está como para dejarlo“.

Para poder vivir tus sueños hay dos cosas que son fundamentales: Una es sacrificio y la otra coraje.


En este caso la palabra sacrificio abarca muchos aspectos. Estar lejos de lo que uno más quiere, de la familia, de los amigos, del país donde uno se crió, de sus costumbres es quizás el mayor de ellos. Extrañar es un sentimiento que indefectiblemente estará presente siempre que viajemos.

Al mismo tiempo hay un sacrificio monetario cuando priorizamos en qué gastar el dinero que generamos para mantenernos en esta vida. Puede parecer exagerado para alguno, pero todo el repertorio que tengo para vestirme entra en una mochila, la misma que me ha acompañado desde aquel primer viaje en 2010.

Cuando viajar se transforma en tu estilo de vida tu casa entra en una mochila

Cuando viajar se transforma en tu estilo de vida tu casa entra en una mochila

Trabajar de lo que sea es otro de los aspectos a considerar. A medida que uno va creciendo dentro de un rubro o empresa empieza a obtener ciertos beneficios a los que se acostumbra y abandonarlos no suele estar dentro de nuestros planes. Durante los últimos 3 años he trabajado en lugares que hace 10 jamas me hubiera imaginado. Desde dirigir el tránsito en plena calle un día de invierno, con granizo golpeando el casco que tenía puesto hasta sacar toneladas de tierra para construir una piscina en verano al rayo del sol con 40 grados. Aún así, déjenme decirles que aquellos trabajos que más costaron se convertirán sin dudas en las mejores anécdotas a contar cuando volvamos.

Digginazo a 40°C, cara de terminé el día

Digginazo a 40°C, cara de terminé el día

Primer día de trabajo en Nueva Zelanda, al menos ya no llovía

Primer día de trabajo en Nueva Zelanda, al menos ya no llovía

Por último el esfuerzo que hacemos buscando nuevas maneras de genera el dinero para seguir en viaje. En mi caso este blog que me demandó horas y horas de estar frente a la computadora, escribiendo, viendo vídeos de Youtube para aprender cómo conseguir más tráfico, etc, también existe un sacrificio en ello.

Pero todo esto sería en vano si no contamos con el coraje (los huevos, como diríamos en Argentina) de dejarlo todo, comprar ese boleto e irnos. Dejar las excusas de lado es quizás el primero, y seguramente el más difícil de los pasos a dar.

Ahora si después de leer todo esto, seguís pensado “Estoy dispuesto a hacerlo“, te cuento que la recompensa al final del camino es tan grande, tan enriquecedora, tan hermosa que todo el sacrificio y esfuerzo que invertimos en llegar parecerá insignificante.

Lejos lo mejor que te deja esta vida, amigos que se convierten en familia

Lejos lo mejor que te deja esta vida, amigos que se convierten en familia

Comments

  1. Muy buen razonamiento.
    Lamentablemente yo no soy de los que viven viajando y solamente puedo hacerlo un par de semanas al año, pero me encanta la actitud.

  2. Estoy tan de acuerdo con vos!!! 🙂 Lo importante es tener la valentía y perder los miedos. Ya lo dijeron los Zapp… lo más difícil fue tomar la decisión de partir!! En mi caso, y tras muchos años de vida itinerante por Italia, volví hace 5 a Argentina. Y tengo 3 niños de 9, 5 y 3 años. Mi trabajo no es la excusa, porque con mi marido hacemos traducciones online, así que nos llevaríamos el trabajo a cuestas. Pero los niños serían la principal excusa. No terminamos de decidirnos!!!!! Posts como estos son los que dan ganas de perder el miedo y animarse a más. ¡Gracias por compartir tus experiencias!

    1. Author

      Maguita,

      Lo importante es que las ganas están ahí, mucha suerte en todo.

      Gracias por la buena onda

      Favio

  3. Fabio: Ya que estás en Buenos Aires (me gustaría conocerte) estaré el viernes 12 a partir de las 18 en Feria del Libro (Stand de Editorial Dunken) firmando ejemplares de mi libro “Lo que nunca me atreví a contar de mi vida en África”. Después no tendremos demasiadas oportunidades. Vos te irás vaya a saber a dónde y yo me voy, en principio a Tonga, tipo noviembre. Un abrazo!

    1. Author

      Hola Carlos,

      Haré lo imposible para ir a visitarte el viernes a la Feria del Libro, me encantaría leer tu libro. Y me alegra mucho que después de un tiempo hayas decidido volver a vivir la vida de viaje.

      Nos estamos viendo,

      Un saludo gigante

      Favio

  4. No creo que todo sea excusas. Para laburar en un lugar tenés que tener un permiso. Por más ganas y coraje que yo ponga, si no tengo un pasaporte europeo, una visa laboral, o una work and Travel, es imposible. Bah, imposible no. Pero tengo que ahorrar millones para mantenerme viajando sin laburar 🤷

    1. Author

      Hola Rodrigo,

      No te creas que es tan así tampoco, sin pasaporte o visa hay que rebuscársela más, pero se puede trabajar afuera igualmente. No es fácil, ni tampoco conseguirás los mejores trabajos, pero todo sea por seguir en viaje. Y como está de caro todo en la Argentina te digo que es más barato estar de viaje que vivir en el país.

      Un abrazo

      Favio

  5. Excelente relato, me encanta tu manera de ver la vida, y eso de que el peor de tus enemigos para lograr los sueños son las excusas, te lo voy a copiar. No tengo tantos dias de vacaciones, pero los que tengo son para viajar. Este año parte de la Ruta del Vino en tu natal Argentina, por alla ire a Coórdoba y Mendoza para Junio. Saludos y que sigas viajando ….

  6. HOLA FAVIO, ALGUNA VEZ TE ESCRIBÍ PARA DECIRTE QUE TU BLOG ME SIRVIÓ PARA TOMAR “CORAJE” CUANDO ME FUI DE VIAJE LA PRIMERA VEZ EN 2014 SOLA Y POR UN MES A EUROPA( SIN SABER INGLES Y CON POCA PLATA JA!!) PERO LUEGO REPETÍ LA HAZAÑA EN 2016 VISITANDO OTROS PAÍSES. SOY UN MUJER GRANDE PERO NECESITABA CUMPLIR MI SUEÑO Y AUN HOY A MIS 57 Y GOZANDO BUENA SALUD(AGRADECIDA) ESTOY PENSADO EN VOLVER A REPETIR EL PRIMER VIAJE PORQUE FUE MARAVILLOSO. POR ESO SIEMPRE ME HAN ENCANTADO TUS PALABRAS Y CONSEJOS. LOS HE SENTIDO HECHOS DESDE EL CORAZÓN Y EL DESEO FUERTE DE CUMPLIR LOS SUEÑOS Y VIVIR LA VIDA COMO MEJOR PODAMOS. UN ABRAZO SIGUE EL CAMINO QUE TU CORAZÓN TE DICTE Y BUEN VIAJE.

    1. Author

      Hola Mariam,

      Realmente me alegra muchísimo que sigas yendo atrás de tus sueños, y me pone muy contento haber podido contribuir con un granito de arena para que así sea.

      Muy buen futuro viaje 😀

      Favio

  7. es muy motivador leerte. valoro tu coraje, tu toma de decisiones, tu personalidad, tu fuerza y tu empuje. va mi mas sincera admiración a la potente madurez de tus muy juveniles años.

  8. Hermoso relato. Doy fe que no es una postura, es tu estilo de vida. Orgullo. 😊

Deja tu comentario