Santorini, La Joya de las Cícladas

Grecia es un país que, histórica y paisajísticamente hablando, se debe conocer. Allí se forjaron las bases de la civilización como la conocemos. En Atenas, la acrópolis se lleva todos los laureles. El Partenón, templo dedicado a Atenea, diosa de la guerra y sabiduría, se levanta en lo más alto de la colina. El teatro de Dionisio, el más grande de la época dorada, aún sigue albergando obras y eventos musicales. Recorrer sus museos y fijar nuestros ojos en aquellas estatuas monumentales esperando, inútilmente, que ellas nos devuelvan su mirada. Visitar Atenas es revivir la historia, algo que, en vista de este argentino y sé que muchos otros estarán de acuerdo, es apasionante.

Aun así, la crisis económica e institucional que viene golpeando, como un temporal al pueblo griego, se siente en sus calles. Locales cerrados, gente pidiendo en las calles y las manifestaciones frente al Parlamento, una atracción poco usual que atrae los flashes de los turistas, son el reflejo de su situación actual.

Sin embargo, este post no estará centrado en su capital, sino en una de sus islas más famosas: Santorini. Ubicada en el archipiélago de las cícladas, en el mar Egeo al sur de Atenas, un anhelo que le quita el sueño a más de un viajero. Sus increíbles paisajes, asociados mundialmente con sus casas, pintadas de blanco con sus techos en forma de cúpula de color azul, son solo una postal de todo lo que ofrece. Su gastronomía, playas para todos los gustos, sitios arqueológicos y su puesta del sol, catalogada como una de las más hermosas del mundo, se encuentran dentro de su repertorio también.

Ubicación de Santorini entre las Islas Griegas - Imagen es.wikipedia.org

Ubicación de Santorini entre las Islas Griegas – Imagen es.wikipedia.org

Santorini, conocida como la joya de las cícladas, es completamente diferente a todas las otras ubicadas en el Egeo. Antiguamente conocida por el nombre de Thira o Fira (actualmente su capital es quien porta dicho nombre) es un lugar salido de un cuento de hadas. A medida que nos acercamos a ella, se empiezan a distinguir esas postales que hablábamos con anterioridad. Mis ojos, abiertos como huevos, no dejan de asombrarse ante la belleza que se encuentra frente a ellos. Su historia tiene un momento bisagra. En el año 1550 AC, la apocalíptica explosión de su volcán, extinguió todo rastro del pueblo que había llevado a la isla a su época de oro, los Dorios, y le dio la geografía salvaje que podemos observar en la actualidad.

Una vista única

Una vista única

Alquilar un auto es la mejor opción para recorrerla. Los precios suelen variar, pero por día, un auto pequeño, nos puede salir unos 40 euros (hay que sumarle unos 5 euros más por el combustible). Las bicicletas o cuatriciclos también son una opción, aunque con las abruptas subidas y bajadas, la velocidad y el confort de un auto hace la diferencia al final del día. Aun así, cuando viajé, la temporada de verano estaba llegando a su fin, por lo que pienso que en un periodo de mayor concurrencia, conseguir un lugar para dejarlo debe ser una tarea titánica.

Atractivos

Entre los principales atractivos se encuentran sus playas. De todos colores y para todos los gustos, en Perissa, al este de la isla y donde nosotros nos alojamos, la arena se torna de un color negro oscuro, producto de su origen volcánico. Frecuentemente mujeres de origen tailandés ofrecen servicios de masajes por unos pocos euros,  algo que complementa la sensación de tranquilidad y relajación que brinda este tipo de arena. Más al sur la White Beach (Playa Blanca) y la Red Beach (Playa Roja), así como sus nombres lo anticipan, ofrecen vistas completamente diferentes. Los bares y restaurantes con decks a orillas del mar son una opción atractiva para salir de la playa en horas del mediodía. Algo dolorosa para el bolsillo del viajero común, un pequeño gusto que debemos darnos en todo viaje. (Aun así, siempre estén atentos a aquellos que tratan de sacarle ventaja al desconocimiento del extranjero, cobrando más caro o confundiendo un vuelto. Lo digo por experiencia propia).

Perissa Beach y su arena volcánica - Santorini

Perissa Beach y su arena volcánica – Santorini

Red Beach y su arena de color rojizo - Santorini

Red Beach y su arena de color rojizo – Santorini

Pequeña capilla antes de ingresa a la Red Beach

Pequeña capilla antes de ingresa a la Red Beach

White Beach - Santorini

White Beach – Santorini

Otra visita obligatoria es su capital, Fira. Sus corredores de color blanco tiza, sus casas, encimadas unas sobre otras en las laderas de un precipicio que parece no tener fin, su panorámica vista a la caldera del volcán, nos bridan un atractivo que no se compara con ninguno que haya visto jamás.  En sus pasajes, estrechos y laberínticos, podemos encontrar todo tipo de restaurantes o bares e infinidad de locales que venden souvenires o productos regionales.

La Postal más famosa de Santorini

La Postal más famosa de Santorini

Como si esto fuera poco, Santorini nos regala todos los días, para lo que muchos es, la puesta del sol más hermosa del mundo. Hay un antes y un después en las puestas de sol en la vida de cada uno, una vez que hemos estado allí, en Oia (Ia). Un momento mágico, donde la mayoría de los turistas de la isla convergen en un mismo punto a la hora señalada. La espera es sublime. Como si fuera el comenzar de un recital, el sol va bajando de a poco, así como también el murmullo de la gente, que prefiere disfrutar en silencio este momento único. Las aguas se bañan con los últimos destellos de sol. Ya a punto de desaparecer, lo único que se escucha son los flashes de las cámaras, seguido de los aplausos, dignos de un emocionante show protagonizado por la naturaleza. Les recomiendo estar con tiempo para poder elegir su lugar entre las intricadas callejuelas del pueblo o bien desde la pequeña fortaleza que se encuentra en el extremo de la isla.

La puesta de sol más hermosa del mundo

La puesta de sol más hermosa del mundo

Ultimos momentos de un show único

Ultimos momentos de un show único

Visitar sus sitios arqueológicos, viajar en burro, navegar en crucero por la caldera, zambullirse en baños termales o deleitarse con una cena romántica a la luz de la vela. El menú es amplio y está en nosotros sacarle todo el jugo posible en los días que pasemos allí.

¿Cómo llegar a Santorini?

La forma más rápida es en avión. Desde el Aeropuerto Internacional de Atenas, Eleftherios Venizelos hasta el aeropuerto de Santorini, así como la más rápida, también es la más cara, superando los 150 euros dependiendo de la temporada. El vuelo tarda unos 50 minutos aproximadamente. Para aquellos más aventureros y de bolsillo más flacos, desde el puerto de Atenas, El Pireo, salen diferentes compañías de cruceros como Blue Star Ferries o Minoan Ferrys que ofrecen el mismo trayecto en Clase Económica por 37 euros (Abstenerse aquellos que se mareen fácilmente con el vaivén de las olas).

¿Dónde alojarse?

Santorini es una isla relativamente pequeña por lo que si se contrata un auto se la puede recorrer velozmente de una punta a la otra. La mejor opción sería hospedarse en Fira, la capital. Sin embargo los hospedajes baratos escasean, y muchas veces tendremos que alejarnos del centro. Una particularidad ventajosa que ofrecen los hosteles en la isla es que casi todos ellos te van a buscar tanto al puerto como al aeropuerto si nos comunicamos previamente con ellos y les hacemos saber de nuestra llegada. En mi caso, me hospede en el Youth Hostel Anna, en Perissa Beach. Habitaciones compartidas por 10 euros la noche. Justo en frente hay un barcito que tiene un convenio con el Hostel (10% de descuento), la gente muy amigable y los precios más que accesibles.

¿Cuándo ir?

La temporada más concurrida es en el verano europeo, junio, julio y agosto. Sin embargo, prefiero evitar andar esquivando gente o volverme loco intentando buscar un lugar para dejar el auto, sino disfrutar de la tranquilidad y de la paz que el paisaje ofrece. Mayo y Septiembre es la época ideal para ello, ya que la temperatura es óptima, ni mucho frió ni mucho calor, y se puede absorber todo con la serenidad buscada.

—- —- —-

Para todo aquellos que sueñan con visitarla, Santorini estará a la altura de sus expectativas. Les dejará una huella que difícilmente se borre del alma y del corazón. Se los digo por experiencia.

Admirando la belleza en su máxima expresión

Admirando la belleza en su máxima expresión

Comments

  1. Wow Favi, Santorini es uno de mis sueños y creo que acabo de viajar a través de tu post, espero poder verlo personalmente pronto! maravillosa la pág!

    1. Author

      Gracias Iara,

      La verdad que es salida de un sueño esa ciudad!!! … Seguramente vas a poder visitarla!! =)

      Un Abrazo Grande

  2. Qué recuerdos me trae cada vez que veo a alguien que publica un viaje de la isla, pasé ayer una de las mejores vacaciones de mi vida y por lo que cuentas y veo os lo habeis pasado genial.

    Una delicia haber descubierto tu blog, ya tienes un lector nuevo más, un saludo enorme.

  3. FELICITACIONES ,,POR ENRIQUECERNOS CON TUS COMENTARIOS ,,EN SEPTIEMBRE IRE A PISAR GRECIA!!!!

  4. Muy bueno tu relato, en 3 semanas estaré viajando por aquellos lados y sin dudas lo tomare en cuenta

    Gracias y saludos desde Uruguay

  5. Favi, tuviste que hacer algún visado especial antes de entrar a Santorini? Somos una pareja de argentinos, ya tenemos pasajes, hotel, todo, estamos por salir para allá, y como que nunca se me ocurrió averiguar ese punto (asumí que con el pasaporte argentino al ingresar a Europa era suficiente). Espero ansiosa tu respuesta!!!

    1. Author

      Hola Daniela,

      No te piden nada extra para ingresar a Santorini ya que está dentro de la Unión Europea!

      Muy buen viaje

      Favio

      1. Hola!!! Para manejar necesitas algún tipo de permiso especial??
        Saludos!

        1. Author

          Hola Mariana,

          Yo para poder alquilar el auto solo me hizo falta una fotocopia de mi licencia de conducir nacional.

          Saludos

          Favio

Deja tu comentario: