Viaje al N.A. Dia 4 y Dia 5, 1era Parte: S.A. de los Cobres – Purmamarca

Entramos en el 4to día del viaje, no solo los paisajes y las ciudades iban cambiando sino nosotros también. La barba de cada uno crece día a día, ya no recuerdo la ultima vez que pase 4 días sin afeitarme (dado que trabajo en un Hotel es difícil dejarse la barba mas de un día), la cara se va poniendo cada vez mas y mas rojiza gracias al sol que tomamos solo al caminar, la ropa sucia iba en aumento, pero no solo lo tangible cambiaba, sino también lo intangible. Cada día que paso viajando siento que me expando, que tengo la capacidad de incorporar mas y mas cosas y que el viaje me hace crecer. Me siento distinto y eso me apasiona.

Volviendo al viaje, decidimos salir de Salta para dirigirnos a San Antonio de los Cobres. El tiempo seguía sin acompañarnos, la lluvia intermitente y la nubes bajas no nos permitían deleitarnos con el paisaje.

La ruta Nacional 51 a San Antonio de los Cobres es, al igual que la Ruta Nacional 68, una belleza. Cada curva, cada giro que dábamos con el auto descubríamos un paisaje nuevo y completamente diferente al anterior.  Lo que no permitía a veces disfrutar a pleno del paisaje era el estado de la ruta. De los 168 km solo 80 estaban asfaltados y en buenas condiciones, el resto es de ripio, por lo tanto un Ford Ka, ruteando por una camino destinado para una 4×4, puede sufrir bastante.

Pero no por nada al Ka le dicen poderoso el chiquitín. Nos hizo llegar sano y salvos a San Antonio.

Ingreso a San Antonio de los Cobres

Ingreso a San Antonio de los Cobres

San Antonio de los Cobres, un pueblo con muchas necesidades

En esta localidad la principal atracción es el Viaducto de la Polvorilla, ultima parada del famoso Tren de las Nubes. El mismo esta ubicado a 15 kilómetros de la ciudad y se puede llegar en auto o en bus, también transitando camino de tierra por la ex Ruta 40. El camino te deja en la base del viaducto, y subiendo una cuesta muy empinada se puede ascender a la estación final. La subida no es para todos, cuesta mucho subir, y mas bajar, e imagínense que están a 4200 metros sobre el nivel del mar, uno busca aire por donde no lo hay. Pero siempre pensando que nada es imposible, pudimos llegar arriba.

Viaducto de la Polvorilla

Viaducto de la Polvorilla

Viaducto de la Polvorilla

Viaducto de la Polvorilla

Existe un mirador, al que no subimos (ya que estábamos muertos de la subida en el viaducto), donde se puede tener una panorámica de San Antonio de los Cobres, y se logran divisar las Salinas Grandes que quedan a lo lejos.

Desde allí decidimos, luego de comer unas empanadas salteñas, partir directamente hacia Purmamarca, haciendo antes una pequeña parada en la salinas grandes. Los 100 kilómetros de ripio desde San Antonio hasta las Salinas fue otra dura prueba superada para el Ka.

Una vez allí disfrutamos de un paisaje que desde lejos uno puede llegar a confundir con un suelo nevado, pero todo aquello era sal. Dejamos el auto a un costado de la ruta y bajamos a las salinas. Por primera vez en mi vida caminaba sobre sal, otra meta cumplida, y mi felicidad iba en aumento a medida que pasaba el día.

Salinas Grandes

Salinas Grandes

La noche empezaba a acecharnos cuando llegamos a Purmamarca, por lo tanto, lo único que pudimos visitar fue la plazita principal, repleta de artesanos ofreciendo pochos, morrales, medias, guantes y muchísimos otros productos regionales, la mayoría elaborados con lana y alpaca.

Ya entrada la noche, salimos a caminar y terminamos comiendo en una peña ubicada en la calle Libertad llamada “La Casa de Claudia Vilte”, que se jacta de compartir espectáculos folclóricos los 365 días del año. (Nota aparte: el menú de esa noche incluyó lomo de llama y papines andinos, al ritmo de chacareras y tangos, un poco caro para mi gusto, 200$ los dos, pero todo riquísimo y en un ambiente inmejorable)

Quinto día, primera parte: Purmamarca

Purmamarca es una ciudad extremadamente hermosa. Cualquier ciudad del mundo al pie de un cerro en donde se pueden diferenciar siete colores diferentes no puede ser menos.

El cerro de los Siete Colores es la atracción principal de dicha ciudad. Existen dos miradores para poder apreciarlo en todo su esplendor. Uno de ellos es el cerro de Los Morados, ubicado justo en frente del primero. El otro, de menor altura, permite tener una vista mas cercana al cerro.

Cerro de los 7 Colores - Purmamarca

Cerro de los 7 Colores – Purmamarca

Cerro de los 7 Colores - Purmamarca

Cerro de los 7 Colores – Purmamarca

Otra opción es darle la vuelta al Cerro de los Siete Colores. Es una caminata bastante sencilla de unos 3 kilómetros de largo y realmente vale la pena. Uno queda maravillado con el paisaje y con la cantidad de colores que puede encontrar en un cerro. Llegando al final del trayecto se llega al cementerio de la ciudad. Aquí en el Norte los cementerios son muy diferentes a los que estamos acostumbrados a ver. La mayoría de las sepulturas están adornados con colores alegres, esto denota un poco las creencias que tiene el norte con respecto a la muerte.

Cementerio Purmamarca

Cementerio Purmamarca

Purmamarca es, realmente,  una ciudad imperdible. Atrévanse a conocerla.

Para seguir leyendo de nuestra travesía por el Norte Argentino, hacer click aquí

Comments

  1. Hermoso viaje Favio: Yo estuve a 60 km de llegar a la ciudad de Purmamarca y, por una cuestión de tiempo no me arriesgue a hacer el trayecto. Me prometí conocerla antes de fin de año. Gracias por el detalle tan preciso de su hermosura, me reactivaste las ganas!! Un abrazo!!! Silvia.-

    1. Gracias Silvia .. nos alegra saber que compartis el viaje con nosotros y mas aun que pude revivir esas ganas de viajar a purmamarca!!!! … Estoy seguro de que si lo deseas con fuerza seguramente ese sueño se volverá realidad!!! Un abrazooo grande

  2. Que belleza tan imponente!! Quizas lejos estabas de soñar que un lugar que no tuviese el atractivo de una ciudad europea, te iba a llenar tanto el alma, y eso hijo es crecimiento ! Besos Mumi.

  3. te hago una consulta: que motor tenia el Ford KA? yo quiero ir con un 1.0 y no sé si aguantara!

  4. Hola! vamos a ir sin auto, ese recorrido lo hace algún transporte publico o excursión? pensábamos tomar el tren de las nubes desde salta y hacer este camino luego a Purmamarca. Qué decis? gracias! Hermoso blog!

    1. Author

      Hola Vero,

      Tienen las dos opciones estando allá. De ciudad a ciudad te podes mover en bus, que sería siempre la opción más económica, o si quieren hacer base por ejemplo en Salta Capital, desde allí pueden contratar excursiones a Purmamarca, Tilcara u otros lugares.

      Muchas gracias 😀

      Favio

  5. Pingback: Viaje al NOA: Cafayate - Salta | Un Argentino por el Mundo

  6. muy buena la info. yo te quiero preguntar, porq ruta y que tal esta desde san antonio de los cobres a purmamarca. yo quiero ir en mayo en auto. un ford fiesta, y la verdad tengo dudas por la seguridad del viaje. cualquier consejo que me puedas dar sera de gran ayuda!

    1. Author

      Hola Fede,

      Cuando hice yo la ruta, allá por Marzo del 2013, era de ripio bueno. Se podía manejar e ir a unos 40/50 Kilómetros por hora, pero se sentían las piedras del ripio pegar en el chapón de abajo del Ford Ka. Son 100 kilometros hasta llegar a la ruta 52, pero vale la pena. Llegando al final de los 100 KM tendrán Salinas Grandes a su izquierda y Pumarmarca a la derecha. Super recomendable.

      Vayan despacio y con cuidado y no tendrían que tener problemas.

      Saludos y suerte

      Favio

Deja tu comentario