Imagen de vi3x en http://vi3x.deviantart.com/

Un relato Tolkieniano hacia Huayna Picchu

Como algunos de ustedes sabrán, muchos otros no, soy un gran fanático del Señor de los Anillos. Desde que entré, por curiosidad, a aquella librería en Mar del Plata, años atrás, en unas vacaciones familiares, aquel libro se destacó por sobre el resto. En su tapa figuraba el nombre: “El Señor de los Anillos: La comunidad del anillo”. Desde aquel día, ese mundo imaginario, ideado por Tolkien, quedo impregnado tanto en mi mente, como en mi cuerpo, siendo la frase del anillo, el único tatuaje que, hasta el momento, llevo a todos lados conmigo.

Por ello, el siguiente post, tendrá una descripción Tolkieniana de mi subida al Huayna Picchu. Una confrontación de dos hazañas extraordinarias. Vayamos a sumergirnos juntos!!!

El Huayna de fondo

El Huayna de fondo

Comienza el ascenso

Allí estábamos los 4, al pie de la montaña, ansiosos por comenzar la escalada. El destino: la cima. Una caminata de más de una hora. La comunidad estaba pronta a marchar. La misma estaba conformada por madre, la Boromir del grupo, ya que nos abandonaría en los primeros minutos. Solo a 100 metros, de los 500 que necesitábamos subir, los Uruk-hai, disfrazados de escalones, fueron demasiados para ella, reduciendo la sociedad a solo 3.  Mi persona, el Samsagaz Gamyi, incansable compañero del portador del anillo.  A un costado, Belén, la Frodo de la historia, llevaba la tarea más difícil de todas. Llevar aquella sortija forjada en los fuegos del Monte del Destino a su destrucción. Y por último Sol, impersonificada en aquel tesoro de Gollum. Una carga pesada, que los hobbits debían compartir, para lograr su cometido.

Con nosotros llevábamos el Pan de Lembas (las botellas de aguas), aquel regalo, que los elfos del bosque, nos habían obsequiado antes de partir.

Los peligros a los cuales se enfrentaba la comunidad eran diversos. Desde los Uruk-hai, que habían derrotado a madre unos metros detrás, pasando por los secuaces del señor oscuro, disimulados en malvados chupasangres,  abejorros y otras criaturas malignas.

Así y todo, el objetivo de aquellos medianos estaba tan claro que nada, de lo que les colocaran por delante, sería suficiente para mermar su voluntad. Sin embargo, a medida que subían, el peso del anillo se volvía intolerable. El ojo que todo lo ve se posaba sobre ellos, intentando persuadirlos de que peguen la vuelta, de que la tarea realizada, el esfuerzo que había hecho hasta allí, era ya suficiente, pero para Favio y Belén, subir a la cima era solo el principio. Debían seguir hasta las fauces mismas del volcán. Por ello, cuando llegaron a la cumbre del Huayna Picchu, se decidió seguir camino y bajar por el otro extremo, convirtiendo a esta aventura de 2 horas en una de 4.

Luego de varias subidas y bajadas, nuestras piernas empezaban a fallarnos. Temblaban, como si la tierra debajo lo hiciera agrede, sabiendo del propósito por el cual estábamos en la montaña. Llegamos al otro extremo con nuestras fuerzas pendiendo de un hilo, Gollum (El cansancio), nos acechaba de cerca. Quería, lo que por fortuna, o desgracia, le había pertenecido gran parte de su vida. Nos detuvimos para contemplar aquel paisaje. Después de todo, no habíamos llegado hasta allí solamente para sufrir, sino que todo formaba parte de la empresa que nos habíamos propuesto.

Quería recuperar su tesoro - Imagen de http://drunia3732.deviantart.com/

Quería recuperar su tesoro – Imagen de http://drunia3732.deviantart.com/

Varios minutos más tarde, Frodo, Sam y el Anillo, se pusieron de vuelta en marcha, no sin antes revolver sus mochilas en busca del Pan de Lembas que le ayudarían a retornar al punto de partida.  Pero para su sorpresa, el preciado alimento de los elfos, había desaparecido, quizás obra de Smeagol, y deberían regresar sin provisiones.

Durante la tercera hora de viaje, el camino volvió a inclinarse hacia arriba. Esos escalones, construidos por los incas décadas atrás, crecían cada vez más y más altos, probablemente producto de nuestro agotamiento y el desgaste de nuestras piernas.

De repente sucedió lo más temido por Sam,  el señor Frodo se había rendido debido al peso que llevaba el anillo.  Más de una vez, Belén y Sol me pidieron que las abandone y siga mi camino. Transportar el Precioso se había vuelto insoportable. Me detuve durante varios minutos pensando cual sería mi accionar. ¿Podría conseguir ayuda si me aventuraba solo más adelante? ¿Qué peligros permanecían todavía en aquel macizo? ¿Cuánto tiempo, podría Frodo, subsistir si la asistencia no llegaba pronto? Finalmente me decidí y comencé a caminar solo. Con el coraje y la valentía que lo caracteriza a Sam, me enfrente a muchos otros Uruk-hai. La daga, de carácter élfico, se abría paso asestando golpes a diestra y siniestra . No podía detenerme, la tierra media dependía de mi. Y finalmente, cuando la esperanza era lo único que quedaba, lo vi, Gandalf El Blanco (el Guía), se destacaba por encima de un peñasco. El sol, a sus espaldas, engrandecía su figura llevándola al extremo de emular un gigante.

Corrí hacia él en busca de ayuda, y continúe camino hacia la salida. Mi labor, como socio fiel y incansable, había llegado a su fin. 4 horas y 30 minutos más tarde, desde el momento de la partida, había llegado a la meta. La empresa había concluido. Horas más tarde, me enteraría que Gandalf, junto a las Águilas de las Montañas Nubladas (otros guías), había rescatado a Belén, que junto a Sol, se había deshecho del anillo de poder. La comunidad de 4 volvía a reunirse debajo, para emprender su largo retorno a Hobbiton (Aguas Calientes).  La Tierra Media volvía a estar a salvo y en paz una vez más, y yo, terminaba de recorrer una de las maravillas del mundo.

Una imagen vale por mil palabras! Valió la pena!!! - La Cima del Huayna PIcchu

Una imagen vale por mil palabras! Valió la pena!!! – La Cima del Huayna PIcchu

Más información y consejos para ascender al Huayna Picchu:

➢ Recuerden que por día, solo pueden subir 400 personas en dos tandas de 200. El primer turno es a las 8AM y el segundo a las 10AM. Las entradas deben adquirirse, obligatoriamente, con anticipación. Las mismas se compran directamente, junto a la entrada de la ciudadela sagrada, en http://www.machupicchu.gob.pe/. Ambas tienen un costo de 58 USD para turistas adultos extranjeros.

➢ Existen varios circuitos para realizar dentro de la montaña. El más corto de ellos tiene 2 horas de duración (1 hora de subida y otra de bajada). El segundo trayecto tiene 2 subidas y 2 bajadas, prolongadas, con una duración de 4 horas. Y como acotación personal, creo que no vale la pena hacer el camino más largo, a no ser que amen subir y bajar grandes escalones.

➢ Tengan en cuenta que si desean aventurarse a la travesía más larga, les recomiendo tener algún tipo de entrenamiento, o al menos estar en buena forma. El trayecto es extremadamente agotador y los guías llevan un paso bastante acelerado, y no dudaran en dejarlos atrás.

3 esenciales: Lleven una buena cantidad de botellas de agua (Les harán mucha falta), repelente de mosquitos y hagan sus necesidades antes de comenzar la subida.

➢ Si quieren realizar el tramo de 4 horas, deberán estar en la cima de Huayna a más tardar a las 11AM, ya que como el complejo de la montaña joven cierra a las 14Hs, el ultimo guía sale en ese horario desde la cumbre.

➢ Como información general y para estimar en que horario sacar la entrada, el complejo entero de Machu Picchu lo pueden recorren, con guía, en aproximadamente 1 hora. Si llegan temprano, les recomiendo sacar la entrada de las 8AM, principalmente por el calor que hace más tarde.

➢ Cualquier otra duda, dejen un comentario debajo y les estaré respondiendo a la brevedad.

Comments

Deja tu comentario: