Profesión: Viajero

Lugar: Donde sea.
Fecha: Cualquier día.

Abro los ojos. Mis piernas, a las que les cuesta reaccionar, todavía sientes el trajín del día anterior. Poco de lo que veo me resulta familiar. ¿Dónde estoy?, me pregunto. Me levanto, actúo por instinto, camino hasta el desayunador. Analizo las opciones frente a mí, y me quedo con lo de siempre, café con leche y alguna que otra medialuna o tostada. Me siento. A mi izquierda, una pareja hablando un idioma que no logro descifrar. Me los quedo mirando intentando dilucidar el tema de conversación. Me ven, y se sonríen. Les devuelvo la cortesía. A la derecha, un chico, solitario, comparte su desayuno con un mapa, marcando en él varias cruces. Asumo, su itinerario para el día. Me pongo de pie, vuelvo a mi cuarto para juntar mis cosas y salgo a la calle. Una nueva ciudad me espera. Miro al cielo, y me sonrío. Sé que la rutina no existe. Ningún día será igual al anterior.  Estoy de viaje. Estoy feliz.

Sentirse un viajero por el mundo

Sentirse un viajero por el mundo

¿Cómo puedo hacer para vivir viajando?, un pensamiento que retumba cada vez con más fuerza dentro de mi cabeza. Tan difícil será que solo algunos valientes se le animan.  De seguro, la decisión, fácil no es, pero imposible tampoco.

El solo hecho de imaginar esa libertad, de hacer o deshacer, de ir o no ir, de probar o dejar pasar, me produce unos escalofríos que recorren cada centímetro de mi cuerpo.

“Si tenes la posibilidad, aventúrate, ¿qué te detiene?” La vida como la concebimos, eso me retiene. El preconcepto de nacer, crecer, estudiar, trabajar,  formar una familia, envejecer junto a alguien, morir. Los viajeros, aquellos dispuestos a abandonar ese camino, somos gente única. Nos rebelamos frente al sistema que nos quieren imponer, frente a nuestras familias, amigos, novias, novios, esposas, suegras.  Buscamos la felicidad, esa mitad que nos completa, en otras cosas. Paisajes, culturas, costumbres,  detalles menores, como la sonrisa de un niño al que intentamos sacarle una foto. Nos deleitamos con la simplicidad del mundo.

Machu Picchu

Machu Picchu

Pero no todo es tan sencillo como parece. Nos cuesta arraigarnos. No podemos. Sea material o no.  No sabemos cuando nuestras alas se volverán a abrir para volar hacia un nuevo destino. Nos cuesta horrores pensar en un futuro donde nos imaginemos quietos y no viajando.  Entablar una relación seria es complicado. Una pareja que comparta nuestros sueños. Alguien que este dispuesto a superar todas las barreras y acompañarnos en nuestras locuras. Cuantas veces me he alejado de alguien que me dijo que no le gusta viajar, o que sus vacaciones ideales son quince días en una playa. No señores, definitivamente no es para mi. ¿Sacar un crédito para un departamento? En el último año, me inscribí y di de baja, a los días, dos planes ahorros para comprarme un auto. Sentía que me ataban a un lugar, y sentirse atado, es lo último que quiere un soñador.

Otra vez con las alas abiertas, preparado para volar

Otra vez con las alas abiertas, preparado para volar

Encontré pareja en Londres, pero no me dió pelota

Encontré pareja en Londres, pero no me dió pelota

Quizás en algún momento de mi vida me pueda dedicar a viajar por el mundo, quizás no. Quizás algún día, alguien me pare por la calle y me diga “Vos sos Un Argentino por el Mundo, yo leo tu blog”. Quizás en algún viaje, al llegar a un nuevo país, pueda poner en el registro de migraciones, profesión: VIAJERO. Lo que realmente importa, al menos para mi, es saber que hice todo lo que estaba a mi alcance para cumplir mi sueño. Siempre con un objetivo en la mira: SER FELIZ.

Felicidad

Felicidad

Comments

  1. Flavio, me encantaron tus palabras. Me siento súper identificada, tus palabras reflejan lo que sentimos muchos viajeros y viajeras. Que ser viajero sea una profesión, depende de nosotros.
    Yo en este momento estoy en una etapa de “abstinencia” viajera, arreglando una kombi vw para continuar con mi gira por Latinoamérica, y con muchas ganas de conocer el resto del mundo. A la vez, pensando si continuar o no con mis estudios. Es todo un dilema, pero si de algo estoy segura es de que quiero vivir viajando
    Te felicito, y suerte con el viaje que está en marcha.
    Karina

    1. Author

      Muchísimas Gracias Karina,

      Que buena la idea de la Kombi, es otro de mis sueños. Vivir viajando en una K VW!!! Algún día, un sueño a la vez.

      Mucha suerte!!!!!

  2. te hago una pregunta como te autofinancias para viajar por el mundo. Yo lo que me genera mas miedo es quedarme sin guita

    1. Author

      Hola Lautaro,

      Todos los viajes que hice primero trabajé fuerte para poder ahorrar plata para viajar. Tenes que ponerte prioridades y un monto para ahorrar por mes, solo de esa manera podes llegar a juntar el dinero para cumplir esos sueños de viajar. No hay recompensa sin esfuerzo.

      Saludos

      Favio

  3. Es verdad todo lo que decís ! me pasa de no querer tarjetas de crédito,novios que no sueñen, cuotas que pagar, NADA QUE ME ATE AL SISTEMA! eso todo sin darme cuenta que buscaba esa libertad! aguante viajarr!!!

  4. sos pura inspiracion 🙂 !!! yo espero viajar y encontrarte para felicitarte por este gran blog lleno de inspiracion e historias unicas, contadas de una unica manera, porque sos unico! gracias por compartir tus experiencias y tus anecdotas … aqui va la frase que mas me identifico ”sentirse atado, es lo último que quiere un soñador”.

    1. Author

      Muchísimas gracias viajero por tus palabras 😀 La verdad que me encantaron

      Un saludo grande y buenas rutas

      Favio

Deja tu comentario: