Paris: La Ciudad de las Luces

Aún recuerdo como si fuera ayer la primera vez que toque suelo Parisino. Ya desde el avión, miraba, ansioso como un niño que quiere abrir su regalo de navidad, intentando encontrar la Torre Eiffel. Ese símbolo único que me daría la certeza de estar en la soñada “Ciudad de las Luces”. Era una mañana muy fría de enero y me encontraba solo, caminando por los pasillos del aeropuerto doméstico, el Orly. Es una sensación rara cuando se llega a una ciudad desconocida, y más cuando uno está completamente solo. Es todo un desafío. Pero aun con mi francés rústico, logre llegar al  Hostel que me iba a estar albergando las próximas cuatro noches, el St Christopher’s Inn.

Paris - Torre Eiffel

Paris – Torre Eiffel

De Paris con amor

Es como esa mujer que ves por primera vez y no podes sacarle los ojos de encima. Te enamora.  Todo te parece lindo, la idealizas, estas tan nublado con su belleza que te es imposible encontrarle un error y conmigo fue,  amor a primera vista.

Sin embargo, una vez que ya había guardado mis maletas en el Hostel, conseguí el primer mapa de muchos que iba a tener al final del viaje, me decidí a empezar mi aventura.

Estar solo en un viaje puede despertar en uno sentimientos ambiguos, por un lado sentís una libertad enorme, podes controlarlo todo, y en especial tus tiempos. Podes decidir parar a comer cuando tenes hambre, elegir las atracciones y disfrutarlas según tu elección y por sobre todas las cosas, descubrirte a vos mismo. Al mismo tiempo uno está más abierto a conocer gente y hacer nuevas amistades, y eso es algo increíble. Uno se encuentra al final del viaje con una lista, sorpresivamente larga, de invitaciones para conocer el hogar de otros viajeros del mundo.

Sin embargo, el estar solo también crea un sentimiento de incertidumbre hacia lo desconocido. Y esto me pasó en París, al comenzar mi viaje.

Me dispuse a tomar el metro pero no sabía para dónde ir, por donde arrancar. Realmente me sentía perdido en una ciudad que era ajena a la mía. Por suerte un amigo mío, que había conocido mientras trabajaba en el Hotel Faena, se encontraba trabajando en un Hotel en Paris. Encontrar a alguien conocido en un lugar desconocido, te da una sensación de confianza que en mi caso fue esencial. Es como ese primer día en la Universidad, que entras al aula y te encontras con un compañero de la secundaria. Quizás no era tu mejor amigo, pero es un pilar importante para comenzar tu trayecto.

Alex, el Arco del Triunfo et Moi - Paris

Alex, el Arco del Triunfo et Moi – Paris

A medida que fueron pasando las horas, y los días, ese sentimiento de incertidumbre, de inseguridad fueron desapareciendo. Y ahí fue cuando pude empezar a disfrutar al máximo todo. Eramos París y yo, nada ni nadie podía nos podría separar.

Lo que más sorprende de París  es su belleza arquitectónica. Realmente, está diseñada para que la ciudad misma sea la atracción. Con solo caminar por las calles, uno puede apreciar la belleza de sus museos, sus catedrales, su historia y su cultura. Y eso, es lo que le recomiendo a cada uno que piense visitar París. Que caminen la ciudad, y absorban toda esa cultura, que a mi parecer es tan hermosa.

Prueben los Crepes, deléitense con un “Pain au chocolat”,  suban hasta los más alto de la Torre Eiffel (traten de elegir una día que este despejado, sino probablemente no logren apreciar la ciudad en su máximo esplendor), siéntense en una mesita fuera de un café y pidan un vino blanco con jamón serrano, visiten Notre Dame o  Sacre Cour, caminen Montmartre (barrio rojo Parisino) por la noche, donde podrán encontrar el Moulin Rouge. No se pierdan nada, realmente Paris no tiene un segundo de desperdicio.

Moulin Rouge - Montmatre

Moulin Rouge – Montmatre

Me despido hasta el próximo posteo. Esto no será todo lo de París, aún queda muchísimo más. Gracias por acompañarme en mis viajes.

La Torre Eiffel de noche

La Torre Eiffel de noche

Comments

  1. Hermoso relato,y Oh Paris Parissss, oh la la!!! Mumi

  2. La verdad que me encanta tu BLog, estoy por viajar a Europa, SOLOOOO y me da cierto panico Francia al solo hablar Ingles….y un ingles “rustico”… pero bueno, ya estoy entregado.

    1. Author

      Hola Diego,

      Ni te preocupes por eso, siempre vas a poder defenderte con los famosos gestos universales. 😀

      Mucha suerte en tu viaje, me alegro que te animes a ir solo al viejo continente.

      Saludos

      Favio

  3. HOLA FAVIO!, en Julio voy a ir a Roma (pensando ir a recorrer en tren algunos lugares más de Italia y no me puedo perder París, me aconsejas en 12 días qué lugares no me puedo perder… GRACIAS!!!!

    1. Author

      Hola Cari,

      Que lindo Roma!!!! 😀 Mira, a mi me gustó mucho Florencia, en especial si te gusta el Arte, pero tené en cuenta que Roma demanda bastante tiempo para recorrer, 4 o 5 días para todo + el Vaticano, y si también querés conocer París, ahí tenes otros 4 días. Quizás sumarle Londres o algunos pueblitos del sur de Italia, que no conozco, pero varios amigos me han dicho que son hermosos.

      Abrazo y muchos éxitos en tu viaje!! 😀

      Favio

  4. Hola,yo quiero ir a Europa en enero,pasar por París,roma praga y Barcelona. En enero el tiempo en París como es? Se soporta el frío? Tengo miedo de ir en enero y no poder disfrutarlo

    1. Author

      Hola Tomas,

      Te cuento que yo fui en Enero del 2010 a París y la verdad que lo pude disfrutar al máximo. Va a depender mucho igualmente del invierno, yo llegué y no nevaba, pero te puede agarrar una ola de frío con nevada y ahí está difícil salir del cuarto para recorrer. Pero igualmente te recomiendo llevar una campera abrigada, empezás a caminar y a las 3 cuadras se te va el frío.

      Suerte en el viaje al viejo continente.

      Favio

Deja tu comentario: