Un Monumento Diferente: Memorial Judío en Berlín

Monumentos. Iconos. Razones por la cual decidimos visitar una ciudad e ignorar otras. Nuestra mente suele asociarlos a un lugar específico. La Torre Eiffel con París, El Big Ben y Londres, el Coliseo con Roma. Son esas atracciones que nos dan la certeza que llegamos al lugar deseado. Algunos son mundialmente conocidos, otros no tanto. Unos generan una gran expectativa, otros nos sorprenden. Algunos pasan desapercibidos, otros tiene el poder de transportarnos, de trasmitirnos sensaciones y logran quedarse grabado en la memoria por siempre. Sobre uno de estos últimos tratará este post.

Existen pocos que cumplan una función. La mayoría de ellos se encuentra allí, inmóviles para que la gente los fotografié y puedan decir “estuve allí”. Al mismo tiempo, así como sucede con los destinos, las sensaciones que generan es subjetiva a la quienes los visitan. Personas que prefieren pasar la tarde en un museo, otras absorbiendo la cultura local en un bar, o recorriendo el Partenón. Hay para todos los gustos. Ahora, en mi caso en particular, haber visitado uno que me haya transmitido lo que sintió un pueblo en su hora más oscura, me ha pasado solo una vez en la vida.

Como dije al principio, este post tratará sobre un monumento diferente, distinto. Chocante, quizás. Difícil de entender, sin dudas. Diseñado y construido con una finalidad.

Vista Aérea al Memorial a los Judíos Caídos en la Segunda Guerra Mundial - Imagen de commons.wikimedia.org

Vista Aérea al Memorial a los Judíos Caídos en la Segunda Guerra Mundial – Imagen de commons.wikimedia.org

Ubicado a pasos de la Puerta de Brandeburgo, comprendiendo una manzana entera, el Monumento a los judíos asesinados en Europa durante la Segunda Guerra Mundial es uno de los puntos más controversiales de la ciudad.

Diseñado por el arquitecto Peter Eisenman es, a mi parecer, uno de los memoriales que mejor describe el Holocausto. Se trata de un campo inclinado de 19 mil metros cuadrados cubierto por una rejilla cuadriculada en la que están situadas 2711 estelas o losas de hormigón.

Memorial Judío - Berlín

Memorial Judío – Berlín

Un dato sorprendente es que no existen dos lozas de igual tamaño (varían desde los 20cm hasta los 5 metros de altura). Una vez dentro, el relieve ondulado del piso y la presencia de las losas, nos sitúan en  una atmósfera confusa e incómoda. La reacción varia según la persona. Desde afuera, nos vamos sumergiendo lentamente. Paso a paso avanzamos hacia lo profundo. Nos empezamos a desorientar, y a perder. Aquellos compañeros, amigos o familiares, que nos acompañaban en el exterior, comienzan a perderse, ya no los tenemos a la vista. De repente nos encontramos completamente solos.

Según su autor, su finalidad es dar esa sensación. El estar perdidos, desorientados, de ser vigilados. Una representación de lo que debieron sentir todas aquellas personas, en su mayoría judíos,  perseguidas por el aparato Nazi en toda Europa.

Monumento en Invierno

Monumento en Invierno

Monumento en Invierno y de Noche

Monumento en Invierno y de Noche

Una de los atracciones más impactantes y relevantes de Berlín. Muy concurrido por locales que lo utilizando como un lugar de descanso y esparcimiento (durante las horas del mediodía se ve mucha gente descansado, o almorzando sobre las estelas de hormigón).

Debajo del memorial existe un museo que complementa el complejo y alberga una exposición que documenta la persecución y exterminio de los judíos europeos por parte del aparato nazi.

Entre los puntos más controversiales se encuentran su forma, tamaño y ubicación así como también el hecho de que excluye a las minorías, que también fueron perseguidas durante dicho proceso. Aún así, es una parada obligada si se visita la Berlín.

¿Tuvieron la posibilidad de visitarlo? ¿Qué sentimientos o sensaciones les provocó?
Aquí les dejo un vídeo del recorrido dentro del monumento:

 

Comments

  1. Increíble! no lo conocía! Gracias por acercarlo a mi, o acercarme a mi mejor dicho! Un gran viaje! y excelente relato!

Deja tu comentario: