Viaje al N.A. Dia 6 y 7: Iruya – San Isidro

A la mañana siguiente decidimos irnos temprano camino a hacia nuestra próxima ciudad a conocer. Iruya es un pequeño pueblo que aunque se encuentra en la Provincia de Salta, la única forma de llegar es a través de Jujuy.

Iruya

Iruya

Para llegar a la misma se tiene que tomar la Ruta Nacional 9, pasando Humahuaca uno debe hacer unos 30km mas hasta llegar a la bifurcación para tomar la Ruta Provincial 13. Difiere mucho el tiempo que se tarda desde aquí, dependiendo del tipo de vehículo que uno tenga, en mi caso, con un Ford Ka y con un camino sinuoso y de ripio se tardó 2 horas aproximadamente.

Una vez que se ingresa nuevamente a Salta, el paisaje cambia y se vuelve digno de hacer varias paradas para sacar mas de una foto.

Llegando a Iruya

Llegando a Iruya

Finalmente llegamos al ciudad de Iruya

Mejor dicho, al pueblito.. Iruya es una ciudad perdida entre las montañas y la naturaleza, con calles empedradas que suben y bajan.  Un lugar mágico, como seguramente muy pocos de nosotros habremos conocido en nuestras vidas.

Iruya

Iruya

El hostel en el cual nos alojamos, luego de buscar varias opciones, fue el Milmahuasi. Por unos 80 pesos reservamos una cama en un cuarto de tres, con desayuno incluido y Wifi gratis.

Ese día nos dedicamos a descansar, una de las razones era el cansancio del viaje y la otra, que el día siguiente nos esperaba una caminata de 2 horas hasta el pueblo de San Isidro. Esa noche fuimos a comer a “La Casa de Tina”, un restaurant que se ubica cercano a la entrada a la ciudad. Tiene precios muy accesibles y la atención es muy cálida, obviamente por parte de Tina. La única negativa que le pude encontrar es que si llegan tarde, y el lugar esta lleno, deberán esperar bastante por su comida, ya que la única empleada es la dueña de casa.

Iglesia de Iruya

Iglesia de Iruya

Al otro día nos levantábamos  para desayunar, y al mirar por la ventana, nos alegro saber que finalmente nuestra suerte con respecto al clima empezaba a cambiar. Un día espectacular, ideal para caminar.

San Isidro es un pequeño pueblo, de unos 150 habitantes, ubicado a 8 kilómetros de Iruya, en donde la única forma de llegar es bordeando un rio. Ese día, durante el desayuno en el Hostel, conocimos a tres argentinos, Diego, Jimena y Martin. Al escuchar que ellos iban a hacer la caminata ese mismo día, decidimos sumarnos.

La ida fue realmente agotadora, caminamos por aproximadamente tres horas, ya que decidimos ir sin guía  por el camino mas difícil (la caminata se puede realizar con la compañía de un guía, que se contrata desde Información Turística en el centro de Iruya, y tiene un costo de 80 pesos por persona). El trayecto fue, sin dudas, el mas difícil y aventurero que realice en toda mi vida. Saltamos varias veces el rió  escalamos paredes, nos mojamos y sinceramente pensamos varias veces en rendirnos y volver, pero es en esos momentos donde la vocecita dentro mío me dice “Nada es imposible” y parece que siempre tiene razón, ya que casi gateando llegamos a San Isidro.

Yendo a San Isidro

Yendo a San Isidro

Yendo a San Isidro

Yendo a San Isidro

Este pueblo ofrece tanto alojamiento como comedores bastante accesibles en lo que a precio respecta.

San Isidro

San Isidro

Después de comer una empanadas fritas y una bomba de papa con queso, recorrimos rápidamente el pueblo para emprender la vuelta a Iruya. El camino de vuelta fue bastante mas rápido, tardamos solamente dos horas, ya que tomamos otro camino, un poco mas riesgoso quizás, a través de los cerros, en donde un paso en falso podría haber tenido un final poco feliz.

Finalmente llegamos a Iruya, con la boca seca y la lengua afuera. Volvimos al hostel, tomamos nuestras cosa y prácticamente sin descansar, nos subimos al auto y de vuelta en la ruta, para dirigirnos a nuestro próximo destino, la ciudad mas norteña de toda la Argentina, la Quiaca.

Para seguir leyendo de nuestra aventura por el Norte Argentino, hacer click aquí

Comments

  1. Hola Favio, si yo te contara mi experiencia en esa caminata de 8km. Cuando llegué a Tilcara, me encontré con 3 Argentinos más los cuales me dijeron no podes seguir el viaje sin frenar en San Isidro, y me contaron lo que era.. resulta que la idea de ellos era ir a “SAN ISIDRO”, y acampar en el medio de la nada.. idea que me encantó, el tema es que no nos informamos bien, o las ganas hicieron que hagamos la locura que hicimos, te cuento .. caminamos los 8km con la mochila acuesta.. la carpa bolsa de dormir etc- VALIO LA PENA???
    despues de llegar muertos de sed, lengua afuera, ya no queriamos ni subir las escaleras para llegar al pueblo, jaja pero como vos decis.. nada es imposible un respiro y subimos… luego de comer unas bombas de papas y unas empanadas deliciosas del comedor de TERE.. las cuales nos salía $5- nos fuimos a acampar al lado del rio, donde cuando oscurecía se nos terminaba el día.. ese día prendimos un fuego, y cenamos 5 de una olla con un tenedor.. arroz con atun y tomate y mayonesa! delicioso! al otro día Tere nos preparó un guiso para todos, que nos salió 15$- una experiencia inolvidable!!!
    Quería compartirtela.. estar sin ruidos, sólo el del agua que corre por las piedras, el cinturon de estrellas en el cielo, y el sonido de los insectos es IMPAGABLE!!
    Arriba ese ánimo… que sigas de maravilla ese viaje. MI ENVIDIA ES SANA 🙂 UN ABRAZO

    1. Author

      Que lindo Tamara!!! Ahora que lo contas así me dieron ganas de hacer lo mismo!! 😀 Mucha buena vibra!!! Abrazooooo

Deja tu comentario: