Información y Consejos para el Camino de Santiago II

¿Cómo serán las etapas?

Como ya se harán una idea todas las etapas del Camino Norte de Santiago son absolutamente diferentes. Las tendremos más “fáciles“, por así decirlo, y muy complicadas, pero por suerte nuestra tarea en cada tramo es muy sencilla, poner un día delante del otro en todo momento.

¿Cuánto voy a caminar por día?

Otra pregunta relativa, ya que todas las etapas difieren entre sí y al mismo tiempo podemos decidir caminar más o menos dependiendo de cuán cansado estemos. Las etapas que considero fáciles son aquellas que se encuentran en los 23 kilómetros o menos. Las medianas hasta los 27 kilómetros y una vez superado ese número, sin importar si en el tramo hay muchos desnivel o no, el cuerpo y las piernas empiezan a pedir un descanso. Las primeras etapas siempre serán una prueba de fuego, y son en estas donde tendremos que tener más cuidado. El cuerpo de a poco se va a ir acostumbrando a caminar un alto kilometraje por día.

Las flechas del Camino de Santiago

Las flechas del Camino de Santiago

¿Cuánto tiempo voy a estar caminando?

Obviamente dependerá del ritmo de cada uno, pero para que se den una idea, estaremos haciendo a un ritmo constante unos 3 a 3.5 kilómetros por hora. A esto hay que sumarle los descansos, por lo que en la ruta estaremos siempre de 7 como mínimo a 11 horas como máximo. La etapa en donde más caminé fue de 38 kilómetros, salí a las 7 am y llegué a Ribadeo, en Galicia a las 18, totalmente fusilado.

Es recomendable salir por la mañana cuando está empezando a amanecer, evitando de esta manera estar al rayo del sol por un largo tiempo (aparte de que no hay nada más lindo que ver el amanecer mientras se camina). Durante el Camino que hice he visto peregrinos salir a caminar a las 5.30 o 6 am cuando la oscuridad era total. En el caso que se decidan por esto último siempre tendrán que llevar consigo una linterna porque habrá varias etapas en donde no se verá absolutamente nada de lo que está delante nuestro, podremos perder las señalizaciones y llegar a ser bastante peligroso. En mi caso siempre decidí salir mientras amanecía o ya era de día, y jamás se me hizo tan tarde como para llegar de noche.

Postal de un amanecer en el Camino de Santiago

Postal de un amanecer en el Camino de Santiago

A veces toca salir con niebla

A veces toca salir con niebla

Un cosa importante a tener en cuenta en no llevar alimentos o bebidas al por mayor en la mochila. En prácticamente todas las etapas (cada 5 o 10 kilómetros) encontremos algún bar o restaurante para parar y comprar por lo que no será necesario sobrecargar nuestra espalda con más peso.

Descansos

En mi caso solía hacer de 3 a 4 descansos por día. Tres de ellos eran cortos, de 10 a 15 minutos para relajar un poco las piernas, estirar y descansar del peso de la mochila. Y uno largo, de 30 minutos aproximadamente para almorzar. Con respecto a las paradas que hagamos hay que tener en cuenta que el cuerpo se enfría al estar quieto, por lo que si estiramos de más los descansos luego se nos hará más difícil volver a arrancar. 15 minutos es el tiempo justo para relajarnos un ratito, quizás comer alguna fruta o barrita de cereal, y seguir camino.

Esto mismo notaremos al comenzar cada mañana, el cuerpo se tomará unos 15 a 20 minutos en entrar en calor, y aunque salgamos absolutamente doloridos, luego de ese tiempo estaremos mucho mejor para seguir.

Nunca está de más un descanso al borde del mar

Nunca está de más un descanso al borde del mar

Tipos de suelo

Este último apartado en lo que a las etapas respecta es para que tengan en cuenta a la hora de planificar cuántos kilómetros harán cada día. Aunque no parezca el tipo de suelo influenciará en nuestro cansancio y dolor. Caminar a través de un bosque o un campo, además de ser muchísimo más bonito que por la ruta, los pies, especialmente los talones y las rodillas, sufrirán menos. Como experiencia propia les digo que prefería caminar en un terreno ligeramente empinado de tierra que caminar llano en la ruta.

¿Cómo seguir las señales del Camino?

Durante los 33 días que caminé para llegar desde Irún a Santiago solamente me perdí 2 veces. Debo admitir que el Camino del Norte, aunque no sea el más concurrido o famoso de todos los caminos, estaba bastante bien señalizado.

Una de las cosas que se nos hará rutina diaria será seguir las flechas amarillas que nos indicarán el sentido a donde deberemos dirigirnos. Casi siempre en las intersecciones habrá una que nos indicará cual de ellas tomar. En caso de ser un camino único, cada 300 a 500 metros tendremos una señal para asegurarnos que seguimos en la ruta correcta.

En caso de no haber flechas, siempre busquen un símbolo de = en color amarillo y blanco. Esta es otra de las señales utilizados para indicar el recorrido. Al mismo tiempo, si encontramos una X, en esos mismos colores, esto nos estará indicando que el camino es incorrecto.

El = indica el camino correcto

El = indica el camino correcto

Importante: Si luego de caminar 1.5 kilómetros no vemos ningún tipo de señal pregunten a cualquier persona si están en el camino correcto, la gran mayoría de los habitantes conocen por donde pasan los peregrinos.

Los Albergues

Los albergues se convertirán en nuestro santuario diario y los hay de todos los gustos. Aunque la gran mayoría de ellos no cuentan con grandes instalaciones o servicios, todos tienen lo mínimo indispensable para la vida del peregrino: cama y ducha.

El Albergue de Peregrinos de San Sebastián

El Albergue de Peregrinos de San Sebastián

Los precios varían según el albergue. Aquellos que son exclusivos para peregrinos pueden llegar a cobrar un donativo solamente (que se le deja unos 5 euros), o entre 5 o 6 euros al momento de registrarse. Luego están lo que no son exclusivos que suelen cobrar unos 10 euros, y por último las pensiones o hosteles que rondan los 15 a 20 euros por noche.

La gran mayoría cuenta con lavarropa y secadora. En caso de no tener, todos tienen algún fregadero para lavar a mano y tenders para colgar la ropa mojada al sol. Hay que tener en cuenta que en el Camino Norte estaremos durante prácticamente todo el trayecto muy cercano al mar, por lo que dejar la ropa colgada para secarse por la noche no es una opción viable, debido a la humedad y el rocío. Por lo que les recomiendo, cada 3 o 4 días juntarse con otros peregrinos para lavar y secar juntos. Los precios suelen estar entre 2 a 3 euros cada uno (lavado y secado). No es necesario llevar detergente líquido ya que la mayoría de los albergues lo provee.

Consejos y recomendaciones para los albergues

Aunque sea un peso importante extra en nuestra mochila deberemos siempre llevar una bolsa de dormir con nosotros. No es necesario que sea de la más gruesas, pero por la noche suele refrescar (especialmente a finales de septiembre y octubre). Tener en cuenta que estos alojamientos no ofrecen ropa de cama. Algunos nos darán solo un cubre colchón y almohada descartables.

Por último en este apartado, les aconsejaré conseguir tapones para los oídos. Créanme que es prácticamente imposible que en una habitación donde hay 60 camas ninguno de los peregrinos ronque por las noches, por lo que los tapones se convertirán en nuestros mejores amigos nocturnos.

A veces es mejor tener tu carpa propia alejada de los roncadores

A veces es mejor tener tu carpa propia alejada de los roncadores

Alimentación

Tenía ganas de comentarlo, pero se da por entendido que la alimentación será de suma importancia durante el Camino de Santiago. Lo bueno es que al estar caminando tanto, durante muchos días, necesitaremos ingerir una buena cantidad de calorías para alimentar al cuerpo de energía, por lo que nos daremos todos los gustos que queramos.

En cada ciudad o pueblo tendremos menúes de peregrino a 10 u 11 euros con entrada, plato principal, postre y bebida, y déjenme decirles que las porciones suelen ser bastante generosas. El azúcar también es una importante fuente de energía por lo que se pueden tomar una Coca-Cola con el almuerzo para cubrir esa necesidad.

Usualmente yo empezaba a caminar ya desayunado, o en caso en que los bares o restaurantes estén cerrados a la hora en que salía (Porque en España, y no me pregunten la razón, la mayoría los bares no abren hasta las 9 o 10 de la mañana) paraba en el primero abierto que veía y me tomaba mi café con leche y una napolitana (que es como un pan de chocolate). Luego a eso de las 10, cual Hobbit, hacía mi segundo desayuno. El almuerzo alrededor del mediodía, intentando encontrar una sombra para resguardarme del sol. Merienda al llegar al albergue, luego de la ducha. Y la cena, que no solía ser muy pesada ya que usualmente me iba a dormir bastante temprano para comenzar al amanecer del día siguiente.

El agua es el recurso número uno que necesitaremos entre etapa y etapa. Una recomendación: Llevar solo una botella de 500 ml, caso contrario si llevamos una más grande, cuando esté cargada al comienzo de la mañana, nos hará bastante peso extra en la mochila. Al mismo tiempo, en muchas etapas encontraremos fuentes o canillas con agua potable para poder recargar las botellas.

Agua potable

Agua potable

¿Cuánto cuesta hacer el Camino de Santiago?

Teniendo en cuenta que la gran mayoría de los días nos quedaremos en albergues exclusivos para peregrinos, y que en algunos de ellos tenemos cocina para hacernos la cena como presupuesto mínimo, sin darnos muchos gustos, diría que se pueden gastar entre 15 a 20 euros por día. En mi caso, habré tenido un promedio de 32 aproximadamente, pero desayunaba 2 veces, me preparé la comida en contadas ocasiones, y en gran parte de los días o salía a comer afuera o compraba algo rápido en el supermercado. En caso de comer diariamente un menú en restaurantes, o tomarnos una o dos cervezas, el presupuesto rondará los 40 euros.

Total para 33 días de Camino: 1200 euros.

Aquí termina la guía de información, tips y consejos del Camino de Santiago pero obviamente quedan abiertos los comentarios por lo que si les surge alguna consulta extra no duden en dejarla debajo.

Comments

Deja tu comentario: