Ibiza, un Sueño menos que cumplir

Por los altoparlantes el capitán anunciaba que faltaban solo minutos para llegar. Pegué mi cara a la ventana y observé como la sombra del avión, que se reflejaba en el agua, se empezaba a hacer más y más grande, acercándose. Me empecé a asustar, miré a mi alrededor y todos parecían tan tranquilos, estábamos prácticamente pegados al mar y no veía señales de la pista. Finalmente, y cuando parecía que todo terminaría en catástrofe, por arte de magia, apareció la tan preciada tierra que me indicaba que había arribado por primera vez a la capital más emblemática de la fiesta Europea: Ibiza. Llegaba para cumplir un sueño, uno que había visto solo en vídeos.

La zona de retiro de equipaje me recibió con un sin fin de publicidades de las diferentes discotecas locales, PACHA, AMNESIA, PRIVILEGE, SPACE. Las gráficas setentosas, y psicodélicas, de las mismas cumplían su función, llamando mi atención. Salí del aeropuerto y me subí al único bus que esperaba fuera. En el viaje hacía el centro, carteles gigantes a mi izquierda y a mi derecha me impedían disfrutar del paisaje más allá, carteles anunciando fecha y horario del final de la temporada 2012. Solo quedaban 3 noches para que otro verano terminase, 3 noches solamente para que Ibiza vuelva a su largo letargo, había llegado justo, 3 días más tarde, y seguramente se habría convertido en el equivalente a pasar unas mini vacaciones en Miramar a finales de marzo. (La temporada alta en la isla comienza a fines de Junio y se extiende a todo Julio y Agosto)

La ciudad capital es, en sí, pequeña, por lo que no tardé en encontrar mi alojamiento, ubicado en la playa Figueretas. Después de registrarme, y analizar las diferentes excursiones que me ofrecía la recepcionista pregunte lo único que realmente me importaba “¿Dónde puedo comprar las entradas para David Guetta mañana?”.Prácticamente hasta el verdulero de la esquina vende entradas, quizás haya que caminar un poco para conseguir mejor precio, pero en el bar, bajando las escaleras, la pude adquirir por la “módica” suma de 70 euros. Algo lejos de mi presupuesto diario, pero como digo siempre, estaba ahí, vivir una noche así era uno de mis sueños, y ya me quedaba solo unos días más de viaje. No lo dude.

Feliz, con mi entrada ya en mano, miré por primera vez el mapa y empecé a caminar por la hermosa rambla, llena de palmeras, mientras el mar me hacía compañía a mi derecha. El día era ideal, no hacía mucho calor, y el poco que se sentía, se disimulaba por la brisa fresca proveniente de mi nuevo compañero. Con una sonrisa en el rostro caminaba y observaba a la poca gente que estaba tirada panza arriba en la arena. Muchas de ellas, como es costumbre en Europa, prácticamente en bolas.

Volví al hotel para refrescarme y esta vez encaré hacia el centro. De la mayoría de los negocios colgaban, en sus vidrieras, carteles de SALE, LIQUIDACION, 80% OFF. La mayoría de ellos atendidos por inmigrantes de raza negra, que no tenían intención de llevarse su mercadería de vuelta al continente. Entré a chusmear nomás, y terminé saliendo con un reloj, 3 bermudas y dos pares de zapatillas. Más tarde me daría cuenta que tendría que sacrificar algo para que mi valija no supere los 15 míseros kilos que me permitía la aerolínea Low-Cost en la que viajaría a Sevilla.

Otros carteles, que no entendí, al parecer ofrecían otros servicios

Otros carteles, que no entendí, al parecer ofrecían otros servicios

Al día siguiente me levanté temprano y decidí consultarle a la recepcionista a donde podía ir. Me dijo “¿Ya has visitado la ciudad antigua?” “¿Y eso?” – pregunté. 20 minutos más tarde me encontraba frente a una gran puerta, precedida por un pequeño puente de madera, que me daba la bienvenida. Ibiza siempre fue la frutilla del postre para la potencia mediterránea de turno. Estuvo en disputa entre Romanos y Cartaginenses, entre Romanos y Otomanos, entre los mismos españoles en la Guerra Civil, y en la Siglo 17, Felipe II, antes las incesantes oleadas de ataques piratas a la isla, decidió levantar una fortificación que ayudaría a repelerlos. Una vez dentro fue como viajar 400 años en el pasado. Las murallas, las calles y escaleras adoquinadas que subían y bajaban, las pequeñas catedrales, los cañones apuntando a la bahía, y una vista impagable. Ibiza logró sorprenderme con algo que siempre busco en una ciudad, y no esperaba de ella, Historia. Me dediqué la tarde a recorrer cada centímetro de aquella fortificación, para luego volver al hotel y prepararme para la gran noche.

Ingreso a la antigua Ciudadela fortificada de Ibiza

Ingreso a la antigua Ciudadela fortificada de Ibiza

Entrada a la Ciudad Antigua de Ibiza

Entrada a la Ciudad Antigua de Ibiza

Vistas Impagables desde la ciudad antigua de Ibiza

Vistas Impagables desde la ciudad antigua de Ibiza

Bañado, perfumado y con la única camisa que había llevado en el viaje salí con destino PACHA. Un cartel rojo, con la leyenda F### ME I´M FAMOUS (con su traducción literal “cógeme, soy famoso”), me recibió luego de una larga caminata de más de 45 minutos (Había pagado 70 euros la entrada, pero minga iba a pagar 10 de taxi). Haciendo honores a la ley de Murphy, me coloqué al final de la fila más larga, para darme cuenta, una vez que llegué a la puerta, que si ya tenía entrada, podía haber ingresado sin hacerla. El show todavía no había comenzado, pero la atmósfera y el ambiente eran completamente diferente a todo lo que había visto en Argentina. Barras enormes, globos con forma de corazón por doquier, luces LED que te hipnotizaban con tan solo verlas. Fui a una de las barras, y me asusté con solo mirar los precios de la carta. Un Red Bull con Vodka 19 euros, y pensar que yo vivía con eso un día entero en Praga o Budapest. Me quise poner a llorar, pero sequé rápidamente las 2 o 3 lágrimas que salieron, saqué de mi billetera uno de los últimos billetones de 100 euros que me quedaban y me compré uno.

Cartel F### ME I´M FAMOUS! David Guetta - Pacha Ibiza

Cartel F### ME I´M FAMOUS! David Guetta – Pacha Ibiza

La noche fue tal cual me lo había imaginado, Guetta tocando sus temas comerciales que tanto me gustan, haciendo delirar a todo el público, que festejaba el último sábado del verano. Una puesta en escena que se encontraba lejos de cualquier cosa vivida con anterioridad. Bailarinas en todos los rincones con sus minúsculas prendas y sus llamativos peinados, humo, luces, personajes interesantes y robots gigantes disparando artilugios. Una verdadera FIESTA (siiii, con mayúscula).

Personajes en la noche de Ibiza

Personajes en la noche de Ibiza

Antes de irme, porque allí las fiestas terminan entrada la mañana y ya estaba exhausto, me acerqué lo más que pude a la tarima donde se encontraba el director de aquella orquesta, y para mi sorpresa, la gente no estaba apiñada como hace acá en la Creamfields, por ejemplo. Allá van a disfrutar de un show, y no a pelear a ver quien está más cerca del artista. 45 minutos me separaban de mi cama. Emprendí el lento retorno, y mientras en el horizonte ya se vislumbraba el comienzo de un nuevo día, pensé “Un sueño menos que cumplir”, porque para eso están los sueños, para hacerlos realidad.

Comments

  1. Me encanto! Genial como cada uno de tus post!!
    Segui asi Fa deleitandonos a todos con tus increibles experiencias y viajes.
    Por mas viajes y por mas post que los suenos estan para cumplirse!
    Besosss grandes! Y gracias por compartir esto!

    1. Author

      Gracias Ro!!! Viajes, seguramente habrá muchísimos más, igual que sueños!!!! …

      Un saludo grande Ro

      Favio

  2. Primera vez que escribo pero siempre te leo.
    Faaaa que linda experiencia, si todo sale bien el prox año andare por ahi (España) y mi novio me sugirio Ibiza…ahora con tu relato mas ganas me dieron de ir.
    Gracias por ser tan detallista con tus relatos

  3. Fuera de España mucha gente piensa que Ibiza es un destino de fiesta, y aunque lo es (no vamos a negarlo!) es mucho más… Tiene unas playas preciosas, la ciudad antigua también tiene rincones maravillosos, la gastronomía también ofrece auténticos platos deliciosos. Es una gran isla para ir también con familia al completo o con la pareja. El viaje cambia mucho según con quien vayas y lo que busques, lo único que no cambia es que Ibiza es un pequeño paraíso 🙂 Te recomiendo también Formentera, ¡espectacular!

  4. Hola,muy interesante y hermoso viaje, es uno de los lugares que quiero ir el año que viene. Quiero en realidad ir alla y ver que onda en poder recidir alla. Tenes idea como se puede hacer?. Soy de Argentina

    1. Author

      Hola Romi,

      Te recomendaría llegar cuando está empezando la temporada de verano, que es seguramente cuando más trabajo hay (finales de mayo, principio de junio) y probar suerte!!! Realmente no hay formula mágica, solamente intentar e ir con la mejor de las ondas para allá.

      Saludos y suerte

      Favio

  5. HERMOSOOOOO RELATO!!!! HASTA LAGRIMAS EN LOS OJOS APARECIERON POR LOS NERVIOS Y ANCIEDAD EN MARZO 2017 SI DIOS Y ME SIGUE AYUDANDO ESTERE EN IBIZA CON MI FAMILIA PARA PODER VIVIR TODO LO QUE RELATAS Y MAS!!!
    GRACIAS MUY BUENO TUS POST!!!

Deja tu comentario: