Imagen de en.wikipedia.org

Estambul: De La Epoca Imperial

Atractivos de la Epoca Imperial del Imperio Otomano
El Obelisco de Constantino

Ubicado en la parte sur de lo que fue en la antigüedad el Hipódromo de la ciudad de Constantinopla, se erige el Obelisco de Constantino, una de las pocas estructuras que aun perduran de los tiempos del Imperio Bizantino.

Con una altura de 32 metros, fue construido con bloques de piedra. Se desconoce la fecha exacta de su construcción, aunque se sabe que fue Constantino VII quien lo mandó restaurar en el siglo X. En aquella época, estaba decorado con placas de bronce que representaban las victorias de Basilio I, abuelo de Constantino VII. Además, contaba con una esfera en lo alto del mismo. Posteriormente, en 1204, durante la Cuarta Cruzada, se robaron las placas de bronce y se fundieron.

El Obelisco de Teodosio
Obeslico de Teodosio, el mejor conservado de la epoca imperial - Estambul, Turquía

Obeslico de Teodosio – Estambul, Turquía

Situado a escaso metros del Obelisco de Constantino, ubicado en el centro de lo que era el antiguo Hipódromo de Constantinopla, se erige el Obelisco de Teodosio.

Es el obelisco egipcio del faraón Tutmosis III re-erigido en el hipódromo de Constantinopla por el emperador romano Teodosio I.

El obelisco fue erigido por vez primera por Tutmosis III al sur del séptimo pilono del gran templo de Karnak. El emperador romano Constancio II hizo que este obelisco y otro fueran transportados a lo largo del río Nilo hasta Alejandría para conmemorar sus veinte años en el trono. El otro obelisco se erigió en la espina del Circo Máximo en Roma en el otoño de ese año, mientras que el obelisco que se convertiría en el de Teodosio permaneció en Alejandría hasta 390, cuando Teodosio I hizo que lo transportaran a Constantinopla y lo puso en el centro del Hipódromo.

Es de granito rojo de Asuán y tuvo en principio 30 metros de alto. La parte inferior resultó dañada en la Antigüedad, probablemente durante su transporte o su re-erección, de manera que el obelisco hoy sólo mide 18,54 metros. Entre las cuatro esquinas del obelisco y el pedestal hay cuatro cubos de bronce, usados en su transporte y re-erección.

La Cisterna basílica
Cisterna Basilica por dentro - Estambul, Turquía

Cisterna Basilica por dentro – Estambul, Turquía

Ubicada a solo unos metros del antiguo Hipódromo, la entrada a dicha cisterna no es muy visible, así que si desean visitarla, deben esforzarse un poco para encontrarla. No esperen una gran multitud haciendo cola para ingresar ya que no es de los principales atractivos de la ciudad, pero sin dudas merece una visita. La entrada cuesta alrededor de 5 liras turcas, es una de las mas baratas de las ciudad.

Para aquellos que se pregunten, que es una cisterna, bueno básicamente es donde se resguarda el agua de una ciudad, y esta misma data de las épocas del imperio Bizantino.

La Cisterna Basílica es la más grande de las 60 antiguas cisternas construidas bajo la ciudad de Estambul y la misma se construyó para evitar la vulnerabilidad que significaba para la ciudad que durante un asedio se destruyera el Acueducto de Valente.

Un dato curioso, sin dudas el gran atractivo de esta cisterna son dos columnas que en la base tienen tallada el rostro de Medusa. El origen de las dos cabezas es desconocido, pero se cree que las cabezas fueron traídas a la cisterna tras ser retiradas de un edificio del último periodo romano. Una esta ubicada boca abajo y la otra en un ángulo de 90 grados, con el fin de anular los poderes de la mirada de la Gorgona que te puede dejar petrificado, así que ojito con inclinar las cabezas.

Viki y la Medusa

Viki y la Medusa

La Torre Galata
La Torre Galata - Estambul, Turquía

La Torre Galata – Estambul, Turquía

Esta torre domina el paisaje del norte de la ciudad de Estambul, y aunque sea uno de los pocos atractivos que se encuentran en esa área, realmente merece la pena la visita (Las fotos que van a poder sacar desde la cima no tienen comparación con otras que puedan sacar desde otros puntos). La entrada sale unos 10 a 15 liras turcas, un poco caro a mi gusto, dado que solo subimos a un ascensor, nos llevan a lo mas alto de la torre y bajamos, pero como dije antes, van a poder sacar las mejores fotos de Estambul, así que vale la pena la inversión.

La torre fue derrumbada y vuelta a erigir en varias ocasiones, siempre cumpliendo la función de vigilar y dar alerta a la ciudadela en caso de algún ataque enemigo.

En la parte superior de la torre funcionan una cafetería, un restaurante (que no me anime siquiera a preguntar los precios de los platos, pero baratos no deben ser) y hasta un local de fiestas donde se llevan a cabo espectáculos turcos.

Tengan en cuenta que la pasarela del lado exterior de la torre es muy pequeña, permitiendo solo el paso de dos personas a la vez, así que se dificulta un poco siempre tomar fotos, y el caminar por esa zona (Paciencia).

Deja tu comentario