Escapar de nuestra zona de Confort: The Favio Show

Aquel mundo conocido por él tomó la palabra “Escúchame, puedes escaparte si así lo deseas, no trataré de detenerte, pero no sobrevivirás allí afuera, no sabes que hacer, a donde ir”. Favio se detuvo, pensativo, esas dos últimas oraciones dieron vuelta por su cabeza una y otra vez. “Tengo un sueño” – respondió. El mundo contraatacó “He estado contigo toda tu vida, observe tu primer paso, tu primer beso. Te conozco mejor que te conoces a ti mismo, no te animarás a arriesgarte de esa manera”. Aquellas palabras se clavaron como dagas en el alma. “Nunca tuviste una cámara en mi cabeza” replicó, en un tono más elevado. Una lágrima, traviesa, se le escapó y cayó al piso. “Favio, no hay más verdad allí afuera, que en este mundo que he construido para ti, las mismas mentiras, los mismos engaños, pero aquí no tienes nada que temer”.

La vida comienza al final de tu zona de confort - Imagen de Steve Heath de flickr.com

La vida comienza al final de tu zona de confort – Imagen de Steve Heath de flickr.com

Quizás a más de uno le parezca familiar, o recuerde, la anterior conversación, no solo porque es una réplica, traducida, del dialogo final de The Truman Show, sino porque estoy convencido de que toda persona que quiera, o quiso, alcanzar sus sueños, ésta, es una batalla que tendrá que pasar.

Escapando de nuestra zona de confort

Hace unos días atrás volví a mirar la película, creo que ya la he visto más de 5 veces. Es una de mis preferidas, así como también lo es el actor Jim Carrey. En ella se plantean, durante su desarrollo, muchas verdades que siento que, hoy en día, me tocan más de cerca que antes. Por ello, esta vez, decidí hacer propio el mensaje que intenta dar. Y ustedes pueden hacer lo mismo. Podemos perseguir nuestros sueños, así sea viajar a Fiji, o comprarnos una casa. Podemos escaparnos del Domo Gigante llamado SeaHeaven, o huir de nuestra rutina diaria. Podemos ser fieles a nuestro amor, aunque este parezca imposible, o jurarle fidelidad a nuestros sentimientos.

“Aceptamos la realidad del mundo que se nos presenta”
 (es una de las respuestas que el director del programa responde cuando le hacen una entrevista)

No me pregunten cuando deje de aceptar la mía. Por más que lo pienso, no logro encontrar ese momento exacto, en donde mi cabeza hizo “click”, y decidí que quería escaparme hacia lo desconocido. De pequeño nunca fui muy aventurero, ni tampoco moría de ganas de explorar el mundo, poco y más, debían arrastrarme para sacarme de atrás de la pantalla de la computadora o de la televisión. Tampoco fui una persona confiada, dudaba muchísimo de mis capacidades, y actualmente, a veces, lo sigo haciendo. Era más bien tímido, siempre preferí encerrarme, antes que salir a ver que me deparaba el exterior. Recuerdo cuando el rector de mi colegio le dijo a mi madre “Los Mazzola nunca va a llegar a nada”, y aunque creo que se equivocó, es un estigma que llevo conmigo.

The Favio Show

Si mi vida hubiera sido un show, como el de Truman, seguramente no habría tenido mucha popularidad en aquellos años. La gente hubiera cambiado de canal, estoy seguro. Pero así como en las series, el momento que más nos atrapa, y nos deja queriendo más, es en los últimos segundos, siento que el final de mi primer episodio está llegando, y que lo que viene de ahora en más, será lo mejor de mi vida.

Quizás el primer viaje a Europa fue el manotazo de ahogado que, sponsors y directores de mi vida,  decidieron hacer. No les fue nada mal. Recuperaron audiencia, y encendieron esa llama interior que llevo. Su segunda jugada, creo, fue traerme a Tucumán. Necesitaban un mundo más grande, para que la gente no se vuelva a aburrir con mi cotidianeidad. Lo lograron nuevamente, el rating del show siguió en subida. Y así fue como, siguiendo ese mismo camino, hoy me mandan a Nueva Zelanda. ¿Cómo explicar, si no estoy dentro de mi propio show, que todo lo que sueño, se hace realidad? ¿Suerte, quizás? No lo creo.

De hoy en adelante, voy a tomar riesgos. Voy a ir en contra de aceptar la realidad como se me presenta, y crearé una propia. Voy a vivir la vida que siempre quise, que quizás siendo pequeño no lo sabía, pero hoy lo tengo más en claro que nunca. Voy a desafiarme. Voy a abrirme nuevos caminos y a buscar nuevas experiencias. Voy a demostrarle a ese rector que los Mazzola siempre alcanzamos lo que soñamos. Voy a decirle a este mundo:

“En caso que no te vea, buenos días, buenas tardes y buenas noches”

Comments

  1. Crackkkk tengo muchas ganad de ir nueva zelanda o europa es el proximo objetivo me diste mas ganas y fuerzas un grande abrazo!!

    1. Author

      Gracias Juan!!! … Yo tengo las mismas ganas que vos, no doy más de la ansiedad Jejeje …

  2. El 26/8 salgo para NZ. Ayúdame con la ansiedad contando sobre tu vida allá. Felicitaciones por tu blog! Abrazo!

    1. Recién veo que viajas en septiembre, asique empezaremos juntos a vivir esta experiencia. Hasta entonces, abrazo grande crack

Deja tu comentario: