Cesky Krumlov: La Joya Checa

Si les digo Cesky Krumlov, muchos de ustedes no sabrá de lo que les estoy hablando. Suena raro, lejano, complicado ¿es una comida? ¿Un extraño ritual? ¿El nombre de algún jugar de fútbol? Nada de eso, solo puedo asegurarles que Cesky fue,es y será uno de los pueblitos más hermosos que he conocido en mi vida y estoy convencido que, al final de este post, aparecerá en más de un futuro itinerario europeo.

Cesky Krumlov, una joya por descubrir

Es una pequeña ciudad que se encuentra al sur de Republica Checa, a aproximadamente 2 horas en tren desde Praga, la capital. La primera, y debo decir única, vez que escuche sobre esta ciudad fue cuando planeaba mi primer viaje por Europa. Se me acercó un amigo que había viajado al viejo continente hacia poco y me dijo “tenes que conocer Cesky Krumlov, no te vas a arrepentir”.  Realmente para ese  viaje ya tenia en mente todas las ciudades que quería visitar, pero fue tal la convicción que me trasmitió esta persona que debía conocerla, que Cesky siempre quedo rondando mi cabeza como una cuenta pendiente.

Cesky Krumlov

Cesky Krumlov

Fue así que en mi segundo viaje a Europa, cuando nos sentamos con mi ex a ver el mapa y seleccionar las ciudades que queríamos visitar, Cesky Krumlov fue mi primera elección y una de las inamovibles.

La mejor forma de acceder a esta ciudad es mediante tren desde Praga. Tengan en cuenta que las vías ferroviarias terminan allí, por lo tanto para salir de la ciudad deben volver hacia atrás, ya sea hacia Praga o hacer combinación de trenes para ir hacia Múnich o Viena.

Recuerdo que llegamos una calurosa mañana de verano y, previa averiguación mediante Google Maps, sabia que debíamos caminar al menos 3 o 4 kilómetros hasta encontrar el hostel.  Salimos de la estación, y para mi sorpresa, no había ni un solo taxi esperándonos cerca, por lo tanto decidimos caminar.

Panorámica de la Ciudad

Panorámica de la Ciudad

Lo que no se encontraba dentro de mis planes era el relieve que poseía la ciudad. Subidas y bajadas en cada cuadra, calles adoquinadas, mis dos mochilas, que en conjunto, pesaban 20 kilos y se sumo el bolso de mi ex novia, con otros 20 las ultimas 15 cuadras, ya que ella se encontraba demasiado cansado para seguir arrastrándolo. Realmente fueron 45 minutos caminando bajo el rayo del sol, recordando “de manera amistosa (obviamente)” a esa persona que me había sugerido esta ciudad.

Pero como dice el refrán,  el que quiere celeste que le cueste. Y fue así que cada gota de sudor que caía de mi frente, empezó a valer su peso en oro.

Descubrimos un pueblito que jamás en mi vida olvidaré. Un pueblo sumergido en un valle repleto de verde, que parecía que se había detenido allá en la época medieval. Un pueblo que si uno lo observa desde arriba, parece estar abrazado por un rio, y que jamás me hubiera cansado de recorrer.  Ni siquiera Paris había tenido tal efecto en mi. Una ciudad soñada.

Panorámica de la Ciudad

Panorámica de la Ciudad

Dentro de Cesky se destaca el “Castillo” o Ciudadela, a la cual se puede acceder libremente y desde donde uno puede sacar las mejores fotos panorámicas de la ciudad. Existe un mirador, que aquí si te cobran unos 2 o 3 euros para entrar, y se puede observar la ciudad aun de mas arriba (Vale la pena pagar la entrada). Al mismo tiempo, es recomendable recorrer los hermosos jardines del castillo, con sus ligustrinas y fuentes. Realmente nada puede decepcionarte en esta ciudad.

Tiene una pequeña plaza principal, donde se encuentran los principales restaurantes, se puede obtener información sobre las diferentes actividades a realizar. Nosotros, con mi ex decidimos hacer kayak, por primera y única vez en mi vida, y vivimos una experiencia increíble (aclaración: me di cuenta que soy muy malo remando).  Pero hay muchas cosas para hacer, como trekking o simplemente descalzarte y sumergir los pies en las aguas del rio para refrescarte. (A aquellos fanáticos del Señor de los Anillos, como lo soy yo, debo decirles que era como recorrer Rivendel).

Haciendo Kayak

Haciendo Kayak

Para culminar el día, les recomiendo una cena romántica a orillas del río, escuchando la corriente y teniendo a la Ciudadela como vista.

Mientras cenaba, aquella noche, con la luna como única testigo, sentí algo que no suele pasarme con frecuencia. Admito que soy una persona sumamente ansiosa, me cuesta disfrutar el momento, el aquí, mi cabeza maquina sin parar, pienso que voy a hacer más tarde, esa misma noche, mañana, en una semana, dentro de un año, me cuesta horrores absorber el “ahora”. Uno de mis más grandes defectos.

Pero mientras esperaba que el mozo nos acercase los platos, mire a mi novia y desde el corazón salieron las palabras: “Te juro que no cambiaría este momento por nada del mundo”. El día, y la noche, habían sido tan perfectos que no podía ni siquiera pensar en lo quería el próximo minuto, solo me quedaba disfrutar el momento. Me sentí lleno, completo, como pocas veces en mi vida.

Bueno, espero que les haya gustado mi relato de Cesky Krumlov, sería una falta grave, ahora que la conocen, no atreverse a visitarla por su propia cuenta.

Comments

  1. hermosa experiencia!!! así es la vida, nos prepara y nos sorprende con cosas tan hermosas!!!!

  2. EL LUNES ESTOY VIAJANDO POR SEGUNDA VEZ A EUROPA, VOY A CONOCER PRAGA, Y SEGURAMENTE VISITAR ESTE LUGAR QUE PARECE MARAVILLOSO!

    1. Author

      Luciana, no te lo pierdas que es uno de los lugares más lindos que visité en mi vida!!! Suerte!! Abrazos

      Favio

Deja tu comentario: