flickr - ravissant74

En el camino de las Serendipias

Serendipia es una más de las tantas palabras que han decidido caer en el olvido colectivo. Palabras que pocos recuerdan, menos utilizan, y sin embargo, en los momentos indicados, suelen aparecer. Quizás su significado nos saque de las sombras sobre la razón de su existir:

“Una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta”.

Fue de este modo como -por ejemplo- Isaac Newtow descubrió la teoría sobre la gravedad o Arquímides su principio. Hallazgos desde pequeños como los post-it a enormes como continentes. ¿Acaso Cristobal Colón no buscaba Asia?

Me gustaría separar al mundo en dos grandes grupos. Por un lado están los que creen en la casualidad de los eventos y los toman como una simple coincidencia, del otro se encuentran los que prefieren ver las señales, los tesoros que gritan para ser descubiertos, las causalidades. Hace ya un tiempo me considero parte de este último. Y fue así, y solo de esa manera debería haber sido, que descubrí uno: El Alquimista, de Paulo Coelho.

En busca de mi Historia Personal

En busca de mi Historia Personal

Lo tenía en mi cabeza desde hacía ya un tiempo. Un video en un canal de Youtube que miró de vez en cuando lo recomendaba y yo repetía: “Antes de irme a Nueva Zelanda me tengo que comprar el Alquimista”. La pasión, las ganas y los ojos de aquel videoblogger al hablar sobre el libro trasmitía algo, algo que me llegó, algo que yo también quería experimentar. Lamentablemente el viaje se acercó a pasos agigantados, demasiado rápido para mi gusto, y el alquimista fue quedando más y más en el olvido. Siempre había algo que hacer, alguien a quién saludar, con quién reunirse, trámites por aquí y por allá, ese primer estímulo que me había llevado a quererlo fue desapareciendo poco a poco. Lo que no imaginaba cuando puse un pie en Nueva Zelanda fue que él también ansiaba conocerme.

La causalidad del Universo mismo lo haría aparecer una mañana en la mesita del living. Allí estaba, esperándome, ansioso para me acerqué y me introduzca en su mágico mundo. Las primeras páginas las leí sentado junto al fuego en un hostel en Queenstown. Me atrapó instantáneamente. Veía reflejado cada una de mis acciones, cada uno de mis pensamientos en aquel pastor que decidía vender todo su rebaño para ir en busca de su historia personal, de sus sueños. Ese personaje podría ser yo, podría ser cualquiera de todos ustedes.

El Alquimista

El Alquimista

Poco a poco se fue encendiendo la llama dentro mío. Empezaba a sentirlo. El destino, las causalidades, las búsqueda de la historia personal y los sueños, el temor a alcanzarlos, la comodidad del no cambio, los miedos a hacerlo, el amor lejano, el alma del mundo, el corazón y la búsqueda de la felicidad. Mientras leía los últimos reglones pensé “Era ahora, no antes no después, apareció cuando realmente lo necesitaba”. Me llené de positivismo.

Lo cerré y me quedé en silencio unos momentos. De a poco una sonrisa apareció en mi rostro. Podría haber dejado todo como estaba, podría haberme quedado tranquilo, estático en el lugar donde estaba, tenía mi rebaño, mis mañas, mis hábitos y mi gente, pero no me quede, decidí hacerle caso a mi corazón. Hoy estoy cumpliendo mi historia personal y espero inspirar a que ustedes también la sigan.

Todos los seres estamos en el mundo para algo. Nuestra existencia tiene un sentido. Cada uno tenemos una misión que cumplir. Un camino que seguir. Un sueño que conquistar y que vivir. Un tesoro para buscarlo y encontrarlo. Una Leyenda Personal. Una vocación” – El Alquimista, Pablo Coelho.

Aquí el video del cual les hablaba: 

Comments

  1. Yo también pertenezco a tu grupo 🙂 Las señales están por todas partes, una mirada, un encuentro, algo que se cae,un día nublado,… todo te lleva a otra cosa que hará que sigas creciendo aprendiendo y descubriendo el mundo. Muy bueno el video también. Saludos!

    1. Author

      Muchísimas gracias!! Siempre es lindo cruzarte o escuchar de gente de este lado del mundo! 😀

Deja tu comentario: