Balance del Argentino: 2013

Otro año se nos va, otro año termina. Una fecha especial el 31 de diciembre. Un tiempo en donde nos proponemos dejar todo atrás y renacer, una fecha llena de esperanza por un futuro mejor, tanto en lo personal, como a nuestro alrededor. Un día, en que nos plantemos nuevas metas, nuevos objetivos y nuevos sueños, así como también repasamos los últimos 365, lo ponemos en la balanza y sacamos nuestro propio veredicto anual.

El balance de mi locura también entra

El balance de mi locura también entra

En lo personal debo admitir que este fue un gran año. Les voy a contar un pequeño secreto, de esos que dicen “no debemos revelar”: los 3 deseos de cumpleaños. Cada 15 de abril conlleva aquel momento donde la torta (o cualquier cosa que se le asemeje) se aproxima y me toca soplar las velitas y pedirlos. Hace años ya, que mis tres, quedaron reducidos a uno, solo uno, aquello que considero lo más importante de la vida: La felicidad. Por ello, cuando llega ese instante, cierro los ojos, me abstraigo del mundo por una milésima de segundo y pienso: Quiero ser feliz. Sé, en mi interior, que sea lo que sea que el destino me tenga preparado, si puedo ser feliz con ello, no necesitaré nada más. Hoy, cierro un año sintiéndome afortunado. Me siento lleno, completo y ansioso de comenzar uno nuevo ciclo de vida.

¿Qué tuvo de especial este año para mi? Muchísimas cosas.

1003216_10151933738934845_196618602_n

1 año en mi nueva casa

Fue mi primer año completo viviendo en un lugar, el cual, hace solo año y medio, me era completamente ajeno. Jamás había pensando en viajar al Norte Argentino, y hoy, puedo afirmar con certeza, que Tucumán se ha convertido en mi nuevo hogar. Me supo albergar como otro de sus hijos, por lo que estoy completamente agradecido con las personas que conocí en este año aquí. Fue, hasta el momento, el cambio más grande de mi vida.

Con el Cristo en el Cerro San Javier, en San Miguel de Tucumán

Con el Cristo en el Cerro San Javier, en San Miguel de Tucumán

Viajando con el Argentino

En lo que a viajes respecta, admito que he sumado varios kilómetros a mi cuenta personal. En marzo hicimos, junto a uno de mis mejores amigos, el esperado viaje por el norte argentino. Darío se vino desde Buenos Aires, y desde mi nueva casa, salimos, a bordo del poderoso Ford Ka, a recorrer Tucumán, Salta, Jujuy y parte del sur de Bolivia. Quedé maravillado con la riqueza cultural y paisajística que tenemos los argentinos. Una aventura que recomiendo a todos. Allí sumé 1800 km. Más cercano en el tiempo fue la travesía, junto a mi madre, a Perú. Un país en donde nos recibieron como hermanos, lleno de maravillas, colores, costumbres increíbles y una gastronomía para chuparse los dedos. Otros 3400 kilómetros. Y por último en Agosto y Diciembre, mis escapadas en auto hasta Buenos Aires. 14 horas, sin parar desde San Miguel, con la única intención de sorprender a la persona más importante de mi vida: mi vieja, la mu. 1200 km de ida + 1200 km de vuelta x 2 = 4200 kilómetros.

Con Darío, en Pumamarca

Con Darío, en Pumamarca

Machu Picchu

Machu Picchu

El Blog

WordPress, donde está alojado mi sitio, me despertó con la siguiente comparación:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 22.000 veces en 2013. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se  necesitarían alrededor de 8 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean

2013 fue un año donde mi hijo, este blog, supo dar sus primeros pasos. Desde aquellos comienzos en donde solo mi madre, la fan número 1 del Argentino por el Mundo, y alguno de mis familiares me leían, a las 22.000 visitas que recibí, desde Mayo, que fue cuando el blog se mudo a un sitio independiente, un promedio de 92 visitas diarias, fue algo inesperado. Un año en donde se sumaron 76 nuevos posts, donde mi mejor performance fue el día 6 de noviembre, cuando me acompañaron a viajar 621 personas y donde los post más vistos fueron Trabajar en un Hotel: Solo para Apasionados II, Viaje al Norte Argentino: Post Final – Conclusiones y El Viajero Solitario.

10222426-el-mochilero-con-todo-el-personal-que-necesita-en-su-viaje

Me espera un 2014 con muchos desafíos y nuevas metas, pero tengo la confianza de que este año que comienza será mucho mejor del que se va. Habrá más viajes, más historias cómicas y posiblemente un nuevo gran cambio en mi vida, ya sabrán de qué les hablo.

Me despido, no sin antes desearles un muy buen feliz año, agradeciéndoles infinitamente que estén allí, del otro lado de la pantalla, leyendo estas palabras y deseándoles lo mejor a cada uno de ustedes, ojalá todos sus sueños se cumplan.

¡¡¡¡¡Feliz 2014!!!!!
Así terminé 2012 y así terminaré 2013, junto a mi madre, una gran compañera de aventuras

Así terminé 2012 y así terminaré 2013, junto a mi madre, una gran compañera de aventuras

Deja tu comentario: