Ámsterdam: La Géminis Europea

¿Qué es lo primero que si nos viene a la cabeza cuando pensamos en Ámsterdam? “Yo, yo, yo yo, yo, la zona roja y sustancias ilegales”. Bueno, esa sería la respuesta más obvia de todas. Sin embargo, la géminis europea tiene muchísimo más para ofrecer que solo eso. Arte, historia, curiosidades, canales y algunos de los espacios verdes más lindos que he visitado en mis viajes. Para aquellos que planean visitarla, no pueden dejar de explorar las dos caras que tiene esta ciudad.

Lo que más se destaca de Ámsterdam es el hecho que conviven dos ciudades, completamente diferentes, en una misma latitud. Durante el día, los cafés llenos de jóvenes estudiantes, turistas viajando en bote por los estrechos canales, locales descansando o haciendo ejercicio en los parques cercanos, y bicicletas, dueñas de la calle, a diestra y siniestra.  Pero cuando giramos la moneda, y el sol se esconde, la oscuridad nos muestra su cara oculta. Los Coffee shops son los que están abarrotados de jóvenes, los turistas siguen recorriendo los canales, pero esta vez, deleitándose con las galerías, que no exhiben souvenires ni ropa precisamente, sino mujeres, con escasez de esta última. Gente riendo sin razón en los pasajes, vagando sin rumbo, dejándose llevar por la magia que envuelve el ambiente. La postal, que sí se repite, es el temita de la motorización bípeda, ese artefacto de tracción a sangre, que llegaran a odiar una vez que pasen algunos días esquivándolas, y aprendan a caminar  fuera de las bicisendas.

La belleza de los canales de Ámsterdam durante el día

La belleza de los canales de Ámsterdam durante el día

El día: Historia, Arte y mucho verde (no, no es el verde que piensan)

Ámsterdam, y los países bajos en general, tuvieron, como casi todo país Europeo, su época dorada. Un tiempo de vacas gordas, y tanto dinero, que sería imposible pensar que las arcas reales se vaciarían.

Esta época en particular transcurre desde comienzos del 1600 hasta finales del 1700, y es conocida como el siglo de oro neerlandés. Durante ese tiempo florecieron tanto el comercio, como la ciencia y la cultura. Su principal propulsor fue la creación monopólica de la  Compañía Neerlandesa de las Indias Occidentales, la más grande marina mercante conocida hasta ese momento, comerciando en colonias ubicadas en Norteamérica, América del Sur y el oeste de África.

Hoy, un poco de esa historia, se puede revivir en el Rijksmuseum, el museo nacional de Ámsterdam. Una vez dentro, podremos observar mapas, tratados comerciales intactos de aquella época, y uno de los barcos mercantes que ocupa, prácticamente en solitario, una sección entera del museo. De la decena que existen, creo que este es el que mejor engloba la historia y el arte holandés, exponiendo cuadros de los artista mas renombrados de dicho país, como lo son Rembrandt y Van Gogh. *Para aquellos enamorados de las obras de estos artistas, podrán visitar por separado el Museo Van Gogh y el Museo Casa de Rembrandt.

La postal diurna, los canales, el sol y las bicicletas

La postal diurna, los canales, el sol y las bicicletas

Un museo, que no pueden perderse, es La Casa de Anna Frank. Una visita que nos llevará a revivir una de las épocas más oscuras que vivió la ciudad. Dentro de la misma, podremos sentir, en carne propia, la persecución nazi a la comunidad judía, en este caso en particular, a la familia Frank. Podremos recorrer ambos sectores de la casa, tanto el que era visible, como el anexo oculto, donde la familia, junto a otras cuatro personas, permaneció escondida por más de dos años, hasta que fueron traicionados y entregados al régimen hitleriano, para reubicarlos en distintos campos de concentración. Solo Otto Frank, el padre de Anna, fue el único que tuvo la posibilidad de volver a verla, y fue el principal impulsor del diario de la pequeña. Tal fue la sensación que sentí al visitarla, que hacia el final tuve la necesidad de comprarme el libro, que describe en detalle los obstáculos que sufrieron día a día, en su intento de supervivencia.

Dentro de los espacio verdes más imponentes se encuentra, ubicado al norte de la Plaza Dam, el Voldenpark. Dentro del mismo podremos relajarnos acostados frente al lago que posee en su interior o recorriendo sus senderos plagados de jóvenes ejercitándose.

Un consejo que les doy a aquellos que llegan a Ámsterdam por primera vez, es que aprovechen los city tours gratuitos que ofrece la empresa Sandemans New Europe (Les dejo el link para los tours gratis por Europa), de esta manera tendrán una pantallazo general de todo lo que ocurre en esta ciudad. La misma empresa ofrece tours pagos, que se abaratan si tienen la ISIC tarjeta del estudiante, para recorrer los Coffee shops más famosos y otro por la Zona Roja, donde les darán los datos más curiosos que escucharan en su estadía allí.

Otra postal

Otra postal

La noche de Ámsterdam: Sexo, drogas y prostitución, pero todo bajo el manto de la legalidad.

Cuando el sol se oculta, la ciudad se transforma. Las ventanas se tornan de un color rojizo y de los coffee shops sale un humo especial, que agudizará nuestro sentidos. Sinceramente creo que es un experiencia única para todos, y donde está mejor explicado es en mi post “No fumes, si no sabes fumar”. Una historia muy divertida de cuando me encontré con dos argentinos y salimos de parranda, en una noche lujuriosa.

Tuve el privilegio de pasar varias noches en Ámsterdam, en dos ocasiones,  y aunque en ambas termine tirado en la calle, por la terrible bajada de presión que me agarre, debo decir que lo disfrute, y hay que hacerlo. Acaso ustedes visitarían Paris y no irían a la Torre Eiffel, por supuesto que no. Por lo tanto si desean visitar la ciudad del pecado europea, deben fumarse uno, y recorrer el barrio rojo. Una obligación prácticamente.

De la noche, algunos datos extras y consejos:
  • Dentro de los coffee shops solo se puede fumar marihuana, nada de cigarrillo, eso es malo para la salud.
  • El barrio rojo está sectorizado, así que, para aquellos de gustos particulares, tienen para elegir latinas, rubias, colegialas, maestras. Hay para todos los gustos, eso sí, una advertencia, las vidrieras de color azul vienen con un regalito extra. Yo aviso nomás.
  • Si son principiantes en el arte de fumar marihuana, intenten buscar a alguien que sepa algo del tema, porque en muchos lugares deberán armar ustedes mismos los cigarrillos. Otros ya lo venden armados.
  • Pregunten a los locales donde está la que va. Ellos sabrán, mucho mejor que ustedes, donde se recolecta la mejor cosecha.
  • Siempre intente saber con exactitud donde están ubicados en el mapa, antes de entrar al coffee shop. Digamos que al salir, es bastante fácil perderse.
  • Y por ultimo, disfrútenlo, no se persigan, están en Europa y de fiesta, qué mejor??????
Pocas veces encontrarán mayor variedad de condones en el mundo

Pocas veces encontrarán mayor variedad de condones en el mundo

Para aquellos que quieran conocer más datos curiosos, no dejen de leer el siguiente post “Curiosidades del Mundo: Ámsterdam”.

 A seguir viajando …………..

Deja tu comentario