Viaje al N.A. Dia 2: Amaicha – Quilmes – Cafayate

A la mañana siguiente nos despertó  el mismo clima frío que nos había dejado la noche anterior. Cuando uno piensa en visitar el Norte Argentino en marzo, uno se hace la idea y se va preparando mentalmente para el calor que tendrá que soportar, sin embargo, el frío había decidido dejar Tucumán y emprender esta aventura junto a nosotros.

Tafi del Valle

Tafi del Valle

Desayunamos un café para terminar de despertarnos, nos abrigamos y salimos a patear la calle. El día anterior habíamos ido a buscar información a la oficina de turismo. Nos ofrecieron varias opciones, visitar la Reserva Arqueológica Los Menhires cerca del Mollar, darle la vuelta al valle o ir directamente a Amaicha y visitar la Cascada el Remate. Finalmente nos decidimos por esta ultima opción, volvimos al auto y encaramos para Amaicha.

Desayunando en Tafí

Desayunando en Tafí

Había una vez un Amaicha del Valle

Bajamos en la plaza principal y preguntamos direcciones para llegar a la famosa Cascada. Son unos 12 km por una calle de tierra, en donde se ven muy pocas edificaciones y las pocas que se hacen ver, son bastante precarias. Después de unos 30 minutos viajando, un pequeño parador a nuestra izquierda nos avisaba que habíamos llegado a nuestro destino.

Entrada a la Cascada de Amaicha del Valle

Entrada a la Cascada de Amaicha del Valle

Oscar nos recibió amablemente y luego de pagar una entrada de 10$, nos hizo de guía para adentrarnos en la montaña.

Camino a la Cascada El Remate

Camino a la Cascada El Remate

A medida que nos íbamos acercando a la cascada, el trayecto se hacia cada vez mas y mas complicado. Debido a que el caudal del rio estaba crecido, el ultimo tramo lo tuvimos que hacer directamente descalzos. El agua en los pies, que contrariamente a lo que pensaba, estaba templada, nos dio ese primer pantallazo de la aventura que habíamos venido a buscar al Norte. Las expectativas de esta excursión no eran altas, pero no solo las alcanzaría, sino que las superaría.

Contacto con la Naturaleza

Contacto con la Naturaleza

La chispa aventurera se había convertido en llama, así que decidimos aprovecharla y nos dirigimos a las Ruinas de los Quilmes. En un post anterior (Un Viaje Inesperado) tuve la posibilidad de describir este mágico asentamiento que data del Siglo X. Al igual que la cascada, la dificultad para recorrer la ciudad es moderada. La misma se divide en tres sectores, uno inferior en donde se ubicaba la ciudad en sí, la fortaleza sur y la fortaleza norte. Lo que mas les recomiendo es subir a cualquier de las dos fortalezas donde desde los miradores se puede observa la totalidad de la ciudad como también el valle que la rodea.

Ruina Indios Quilmes

Ruina Indios Quilmes

Ruina Indios Quilmes

Ruina Indios Quilmes

Luego de finalizar el recorrido por las Ruinas, nuestro próximo destino era Cafayate. Llegamos a la ciudad a las 5 de la tarde, y nos dirigimos directamente a las Bodegas Etchart.  Las enormes barricas de roble ubicadas a un costado de la ruta nos llamaban, invitándonos a degustar sus vinos. Lamentablemente en esta ocasión la suerte no estuvo de nuestro lado, ya que la ultima visita guiada en dicha bodega había sido a las 4. Por lo tanto decidimos dejarla para la mañana del siguiente día.

Aprovechamos el resto de la tarde para ir hasta el Divisadero y el Rio Colorado que bordea la ciudad de Cafayate. Seguimos trepando y bajando rocas, saltando ríos, hasta que ya nuestros pies dijeron basta por hoy.

Cabra El Infiernillo

Cabra El Infiernillo

Panorámica Tafí del Valle

Panorámica Tafí del Valle

Volvimos al centro y fuimos en busca de alojamiento. En esta ocasión nos quedamos en un Hotel llamado “Briones” ubicados en un costado de la plaza principal. La habitación doble salió 140$, lo cual se ajustaba a nuestro presupuesto.

Una nota de color que me gustaría compartir con ustedes. Hay momentos durante mis viajes que me llenan el alma y me dan esa fuerza para decirme a mi mismo que nada es imposible. Cuando estaba caminando por Cafayate, observe una persona junto a su mochila sentado en un banco de plaza. Lo venia observando de atrás y pensé para mi mismo, otro como yo recorriendo el norte.

Cuando di la vuelta y lo observe de frente, el señor, porque si era un señor,  tenia aproximadamente unos 60 años.  Fotografié mentalmente esa escena, que quedo dando vueltas por varios minutos en la cabeza y me prometí dos cosas a mi mismo. Primero que seguiría viajando y descubriendo nuevos lugares el resto de lo que me queda de vida. Y segundo que jamás me separaría de mi compañera de viaje. Creo fervienmente que viajar con mochila al hombro es un decisión, un estilo de viaje que incorpore y del cual jamas me escaparé.

Hasta donde la Ruta nos lleve!!

IMG_0946

Para seguir leyendo de nuestra aventura por el Norte Argentino, hacer click aquí

Comments

    1. Muchas Gracias Maby … es lo que siente uno cuando ve a gente de esa edad con la mochila al hombro!!! Gracias por seguirme

  1. Gracias Favio, estamos planeando un viaje al norte y estas crónicas nos motivan todavía más! El itinerario es casi idéntico al tuyo, la única duda que tenemos es el tema de ir sin auto, no sé qué opciones hay para moverse (por ejemplo, de Tafí a Cafayate).

    Saludos y tenés una nueva lectora 🙂

    1. Author

      Lauri, estate segura que el viaje que vas a ser será increíble. Para moverse siempre hay colectivos de una ciudad a otra, usualmente tienen varias frecuencias así que no se preocupen por eso.

      Te mando un saludo grande y mucha suerte!! 😀

Deja tu comentario: